Dólar turista: cómo nos impactará en las vacaciones

Los destinos turísticos de la región vieron con buenos ojos la medida aprobada en Diputados, porque incrementará el número de viajeros. Pero a la vez, temen que se generen aumentos porque la mayoría realiza pagos y alquileres a través de plataformas online extranjeras.



Las primeras medidas económicas del gobierno de Alberto Fernández generaron optimismo en el sector turístico local porque tienden en principio a desalentar los viajes al exterior y volcarían más público sobre los destinos nacionales.

Pero también fueron recibidas con cautela en las empresas hoteleras, las hosterías y los bungalows porque encarecen sus costos operativos.
Por ejemplo aquellos que comercializan por medio de portales extranjeros como Booking (hoy la mayoría se vale de ese instrumento) y Airbnb sufrirán también el recargo del 30% para los pagos en dólares de las comisiones.

En Las Grutas, uno de los destinos favoritos, el gravamen del 30% al dólar incluído en el megaproyecto de emergencia económica aprobado el jueves a la madrugada en Diputados está comenzando a impactar. “Desde que se empezó a hablar del tema, por lo que manifestaron los prestadores, se registraron algunos llamados. Hay gente que tiene por costumbre viajar a Brasil y ya pidió precios. A ese público seguramente lo vamos a captar”, expresó Guillermo Martín, que lidera el área de fiscalización de la cartera de turismo municipal.


Desde la asociación de extrahoteleros del balneario, que nuclea a los dueños de departamentos y complejos, también dieron a conocer una visión optimista sobre el tema. Ellos son los que le aportan la mayor cantidad de camas a la plaza turística, y coincidieron en que “será muy positivo tanto para nosotros como para el resto de las ofertas nacionales”.
Sin embargo, explicaron que, hasta ahora, vienen lentas las consultas. “Es muy fresco el anuncio. Por el momento no hubo un crecimiento puntual de las llamadas por esta posibilidad”, manifestó Carlos Rivas, uno de los referentes de la asociación. Lo que sí creció, según el hombre, es el nivel de consultas sobre las reservas que se habían concretado a través de páginas de alojamientos turísticos, como Booking.


“Como se dijo que las páginas de servicios que tienen sus cargos en dólares también iban a pagar este impuesto, los que reservaron a través de algunas de ellas empezaron a llamar preocupados”, explicó Rivas.


Pese a esto, por la inquietud planteada por lo que ocurriría con estos sitios, el prestador dijo que desde su agrupación notaron que ocurrieron dos cosas. “La primera es que cesaron las reservas y consultas a través de esas vías, y la segunda es que los que habían reservado a través de ellas, para evitar inconvenientes, pagaron lo que les restaba abonar de manera anticipada”, detalló.


Con respecto a los precios de alojamientos, aunque los prestadores dejaron trascender que no habría aumentos si esta medida llegara a implementarse, ya existe una suba en relación a los alquileres.
Es que en octubre anunciaron que tendrían un alza del 30% en relación a los que regían durante la temporada anterior, y ya se dispararon un 40%. Sobre esto, Rivas argumentó que “lo del 30% se dispuso cuando las reservas estaban tranquilas y el dólar todavía lo permitía. Ahora, para los que alquilen desde Navidad y hasta finalizar febrero inclusive, ya rige el 40%” precisó.

Efectos colaterales


En Bariloche, la presidenta de la Cámara de Turismo, Belén García Bertone, consideró que “todavía es prematuro” evaluar el impacto de las medidas para el sector.
Admitió que “prima facie es una buena decisión” aplicar un impuesto del 30% para la compra de dólares y pagos con tarjeta en el exterior, porque “es un estímulo al turismo nacional”.


Pero subrayó que tiene otros efectos colaterales que les juegan en contra. “Nosotros pagamos comisiones en Booking y otras OTA (la sigla de on line travel agency) que van del 18 al 28% de lo facturado. Son operadoras con sede en el exterior y ya en los contratos aclaran que cualquier incremento de costos no son absorbidos por ellos -explicó García Bertone-. La forma de pago es con tarjeta corporativa, de modo que esto nos encarece el costo, cuando la rentabilidad está muy ajustada y tampoco hay margen para trasladarlo a la tarifa. Algunos hoteles ya empezaron a pedir la baja y se quedan solo con operadores nacionales, como Despegar”.
La dirigente señaló que las condiciones están dadas de todos modos para que Bariloche tenga una gran temporada de verano y el nivel de reservas “es similar al del año pasado”.


El secretario municipal de Turismo, Gastón Burlón, dijo incluso que están “un poco por arriba de la temporada anterior”. Apuntó como dato extra que el aeropuerto “tiene solicitudes de aerolíneas que superan un 20% a las del año pasado”.


Según Burlón, el conjunto de medidas del gobierno nacional apunta a fortalecer el turismo nacional, porque se lo asume como una economía “muy dinámica y muy generadora de empleo”.
Señaló que el mantenimiento de la nafta con descuento para la Patagonia “es otro punto a favor”, y lo mismo dijo García Bertone sobre la devolución del IVA al turismo extranjero, especialmente en el caso del público chileno, que “en febrero es el que mueve la aguja”.
Advirtió sin embargo que la afluencia de ese origen está condicionada no tanto por el tipo de cambio sino “por la realidad de ese pais”, que enfrenta una seria crisis social.

Impacto en febrero


Para las asociaciones hoteleras neuquinas, el efecto del dólar turista se sentirá desde febrero, “porque la mayoría ya hizo las reservas de alojamientos para enero”. Y coinciden en que la gente volverá a recurrir al alquiler tradicional (sin plataformas digitales) y a los destinos nacionales.
José Boer, presidente de la Asociación Hotelera de Villa la Angostura, remarcó que estas acciones influyen en los portales de alquiler de alojamiento como Booking o Airbnb .


De todos modos, opinó que pronosticar la repercusión de la medida “es difícil porque la gente por ahí se da cuenta y por ahí alquila directo o por plataformas que son nacionales y no extranjeras”, manifestó. Recordó que en general cuando el dólar estuvo muy caro “siempre hubo más movimiento interno”.
Gustavo Cafiat, vicepresidente de la AsociaciónA Hotelera Gastronómica de San Martín de los Andes, comentó que “probablemente en hotelería sea beneficiosa pero van surgiendo un montón de detalles”. Sostuvo que dentro del paquete de anuncios hay “otras situaciones que aparecen camufladas como impuesto y que no dejan de ser una especie de devaluación encubierta, ahora con un dólar en lo informal de 75 pesos. Esto genera una presión sobre los precios internos”, opinó.


Cafiat recordó que en turismo, el comercio electrónico está por arriba del 80 por ciento y las plataformas forman una parte importante del negocio. Por eso, cree que la medida impactará en la comisión que cobra la plataforma.


Observó que San Martín de los Andes, como destino de frontera y con el dólar en crecimiento, “ va a provocar que haya un poco más de ocupación de gente de Chile en nuestro caso y en el corto plazo creo que vamos a tener un buen verano”. Aunque con “una rentabilidad que no va a ser la esperada, dijo.

Qué dice el proyecto
de Solidaridad Social

El proyecto votado en Diputados grava con el 30% la compra de dólares para atesoramiento, las compras con tarjetas de crédito y débito en el exterior, las compras a través de sitios que facturen en dólares, compra de servicios en el exterior y compra de pasajes al exterior.
Vale aclarar que el recargo no aplicará a los pasajes internacionales de corta distancia que sean abonados en pesos y no tengan impacto cambiario. Esto quiere decir que los pasajes a destinos fronterizos, siempre y cuando sean en aerolíneas con domicilio local y se compren en pesos, no se modifican.


Opinión: Fin de ciclo para la clase media

Por Javier Lojo

Las nuevas medidas tomadas por el gobierno van a impactar sobre estas vacaciones.
El impuesto del 30% al dólar tarjeta limitará la salida de muchos turistas que tradicionalmente eligen descansar en el exterior.
En definitiva, varios de ellos volverán a vacacionar en los destinos que ofrece Argentina. Esa mayor demanda puede generar suba de precios en algunos lugares específicos.
En las playas bonaerenses y rionegrinas se observan incrementos de precios, respecto de la temporada pasada, de hasta el 40%, aunque la media se ubica en torno al 25%. A estos mismos porcentajes se llega en la cordillera.
Si se tiene en cuenta que la inflación para este año terminará cerca del 56%, los incrementos mencionados lejos están de compensar la suba de precios general. Es decir que, en términos reales quien veranee en el país pagará menos que el año anterior.
Lo contrario pasa con los paquetes al exterior. Una familia tipo pagó en enero de este año, para pasar siete días en Río de Janeiro en un departamento de tres estrellas, cerca de 160.000 pesos. En los primeros días del 2020 abonará, por ese mismo paquete, unos 390.000 pesos. Es decir 150% más, muy por encima de la inflación del 56% mencionada.
Fin de un sueño para una parte de la clase media que, hasta hace poco, tenían la expectativa de vacacionar en el exterior.


Comentarios


Dólar turista: cómo nos impactará en las vacaciones