Dónde y quiénes hacen agroecología en la región

Del 20 de octubre al 20 de noviembre se celebra en Argentina el mes de la agroecología. Una red tejida por tres aspectos necesarios, miles de personas, organizaciones de movimientos sociales y ciencia, se unen, nutren, multiplican y transforman para celebrar. Actualmente se llevan adelante experiencias distribuidas por todo el país.


Por Victoria Rodriguez Rey (@victoriarodriguezrey)

Una imagen de personas totalmente recubiertas con trajes espaciales se acompaña con una frase que dice: “Si se tienen que vestir así para fumigar tu comida, probablemente no la deberías comer”. Esta imagen es el resultado de un modelo de producción que se desarrolló e instaló para alimentar a la población mundial, desde mediados de los sesenta y se profundizó en las últimas décadas. Hasta el momento hay dos certezas, que el número de hambrientos en el mundo no disminuyó y que este sistema alimentario industrial mundial no genera alimentos de calidad. Además, está provocando la degradación ambiental y la pérdida de biodiversidad. La buena noticia es que desde hace tiempo se dio un viraje hacia otro modelo posible de producción de alimentos sanos y seguros que mejora las condiciones ambientales.

Miguel Sheridan es agrónomo, se recibió en la Facultad de Ciencias Agrarias en la Universidad Nacional del Comahue. Es trabajador del Instituto de investigación y desarrollo tecnológico para la Agricultura Familiar (IPAF) del INTA. Está totalmente comprometido con la agroecología. Sabe, que la salida a esta crisis económica y ambiental está en esta práctica. Acompaña procesos de transición productiva entendiendo a la agricultura como un sistema alimentario que fortalezca la viabilidad económica de las áreas rurales, basada en cadenas de comercialización cortas y una producción de alimentos justa y segura. Esto implica el apoyo a diversas formas de producción de alimentos a pequeña escala y agricultura familiar, agricultores y comunidades rurales, soberanía alimentaria, conocimiento local, justicia social, identidad y cultura locales, y derechos indígenas a semillas y razas.

“La agroecología es un cauce necesario, posible e inclusivo para la alimentación y el ambiente. Es la chance que tenemos para seguir alimentándonos adecuadamente, incluyendo al actual conjunto social y las futuras generaciones, sin destruir el ambiente. Alimentada desde tres afluentes: la ciencia, el conjunto de prácticas socio-productivas y los movimiento sociales, la agroecología crece como concepto y realidad basada en elementos y principios, recientemente consolidados como reciclaje, reducción de insumos, salud del suelo, salud animal, biodiversidad, diversificación económica, co creación de conocimiento, valores sociales, justicia , conectividad, gobernanza de la tierra y los recursos naturales y participación», comparte Miguel Sheridan.

Del modelo productivista industrial individual, el paradigma de la agroecología viene a replantear los vínculos y apostar al trabajo colectivo. En este sentido Miguel sostiene que “en agroecología, las redes son la clave. Tanto entre los componentes de los ecosistemas productivos, en las tramas sociales de producción y consumo. Las nuevas vinculaciones del medio urbano con el ámbito alimentario periurbano o rural, el diálogo y la circulación de saberes revaloriza el conocimiento campesino e indígena. Además, las políticas públicas, tomando ricas y diversas experiencias territoriales de instituciones (INTA y Universidades), programas (Prohuerta, Proda, por ejemplo) y colectivos de productores/as, de consumidores/as, cátedras libres, asociaciones, se está comenzando a facilitar la consolidación y expansión de esta modalidad alimentaria sustentable. Un gran ejemplo de ello, desde la Dirección Nacional de Agroecología, es la Red Nacional de Municipios Agroecológicos y proyectos de legislación en estado parlamentario».

En la región hay una riqueza cultural alimentaria marcada con diversidad socioambiental propia de la Patagonia norte, desde cordillera, sierras y mesetas, valles de regadío existen cientos de experiencias locales que en los últimos años se van visibilizando, valorizando e interconectando. En relación al mapeo de experiencias regionales el ingeniero Sheridan sostiene que “es así, como las ricas tradiciones alimentarias y productivas de las familias campesinas del norte neuquino, los saberes y prácticas ancestrales de las comunidades mapuche de toda la región, las guardianas de semillas del centro neuquino y los centros urbanos, las organizaciones de productores de la agricultura familiar campesina e indígena, promueven la agroecología desde la cordillera a los valles. También, en las huertas comunitarias en Río Negro y Neuquén, con ferias y eventos, se fomenta el encuentro e intercambio urbano/periurbano/rural. Los colectivos de consumidores/as responsables de la comarca atlántica y la diversidad de casos de producción y comercialización agroecológica del Alto Valle, van pujando con su práctica cotidiana y estacional por la consolidación y expansión de la agroecología».

En contextos de pobreza creciente y aumentos voraces del precio de la canasta básica alimentaria, la agroecología también en nuestra zona puede y debe ofrecer alternativas adecuadas en cada localidad, preservando el ambiente, generando empleo y alimentación saludable. Sin embargo, existen diversos obstáculos que dificultan este necesario progreso. Al respecto Sheridan explica que “se destacan los problemas de acceso en cantidad y calidad suficiente a la tierra, al agua, a las semillas criollas, bienes comunes estratégicos. Resulta muy necesario también fortalecer el rol de la ciencia y la técnica en la producción agroecológica, preservar las tierras de regadío periurbanas y reducir los impactos tóxicos en el ambiente de las actividades productivas, industriales y de servicios. Estas realidades y el avance colectivo a mejores escenarios, es lo que se viene a poner sobre la mesa, además de los necesarios alimentos de calidad para todos, en el mes de la agroecología».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios