Dos de los abuelos del geriátrico están graves

De las habilitaciones, sólo faltaba la de Salud.

Juan Thomes

Los daños en el lugar fueron importantes y pasará un tiempo hasta ponerlo en condiciones.

CIPOLLETTI (AC).- Dos de los ancianos que sufrieron una intoxicación con monóxido de carbono al incendiarse el geriátrico donde estaban alojados continúan internados y en estado grave. El pronóstico de ambos es reservado ya que su estado de salud no era bueno al momento del siniestro. El humo que inhalaron complicó aún más su situación. Otros dos ya fueron dados de alta y están con sus familiares y los cinco restantes iban a continuar algunas horas más en observación en el hospital cipoleño para evitar complicaciones. La directora de la Tercera Edad del municipio, Olga Riquelme, informó que el geriátrico San Gabriel, que sufrió el incendio el martes a última hora de la tarde, no está en condiciones de recibir nuevamente a los adultos mayores por lo que deberán ser ubicados en otros lugares. “Las pérdidas materiales fueron muy importantes y por mucho tiempo no podrán ponerlo en condiciones”, explicó Riquelme sobre el estado en que quedó la casa. Ayer, la información sobre la habilitación del geriátrico ubicado en Juan XXIII casi Esmeralda era confusa. Riquelme había asegurado que contaba con las certificaciones necesarias y que incluso la municipalidad tenía alojados allí tres personas aunque la directora del hospital, María Luz Riera, aclaró que la autorización de Salud Pública todavía “estaba en trámite”. Informó que el geriátrico funcionaba con su habilitación correspondiente en la Isla Jordán y que cuando se trasladaron a la nueva ubicación comenzaron a realizar todos los trámites pero aún le faltaba entregar algunos datos. Aclaró que sí contaban con la certificación municipal y con la de Bomberos. El fuego se inició en una de las habitaciones por un caloventor que se encontraba cerca de la cama. El material inflamable de los colchones generó mucho humo y dificultó las tareas de rescate que realizaron cuatro efectivos de la Comisaría 24. Cuando llegaron al lugar del siniestro ingresaron para tratar de sacar a los ancianos y también sufrieron los efectos del monóxido de carbono. Ayer, la motorista Fani Gelvez; el agente Claudio García; el sargento ayudante Manuel Couchet y el sargento Miguel Lezcano recibieron el reconocimiento del jefe de la Policía, Fabián Gatti. El funcionario destacó el arrojo de los efectivos que no dudaron en ingresar a la casa para sacar a sus habitantes.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios