Doscientos artistas en «Argentina pinta bien»

El Centro Cultural Recoleta alberga los trabajos de más de 200 artistas plásticos de Córdoba, Mendoza, Neuquén, Santa Cruz, Chubut y Río Negro, en la muestra "Argentina pinta bien".

BUENOS AIRES, (Télam).- La megaexposición «Argentina pinta bien», que se acaba de inaugurar en la totalidad de las salas de la planta baja del Centro Cultural Recoleta, reúne la obra de más de 200 artistas plásticos de las provincias de Córdoba, Mendoza, Neuquén, Santa Cruz, Chubut y Río Negro, en el marco del programa «Argentina pinta bien».

«Según nuestros registros no ha habido nunca una muestra de este porte en ninguna otra institución nacional o municipal. Esta exhibición abarca 7.000 metros cuadrados dedicados a las provincias y es la primera vez que se da», subrayó en una entrevista Alberto Petrina, curador de la exposición.

Comenzado hace dos años, el programa «Argentina pinta bien» fue una idea de la directora del Centro Recoleta, Nora Houchbaum, que pudo comenzar a concretarse gracias al apoyo económico de la empresa Repsol YPF.

Antes de la inauguración de esta muestra se realizó una en cada provincia: en el Museo Caraffa de Córdoba, en el Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza, en el Museo de Bellas Artes (sede Neuquén), en el Complejo Cultural Santa Cruz, de Río Gallegos (Santa Cruz); en Ceptur, un espacio de arte en Comodoro Rivadavia (Chubut) y en el Centro Cívico de Bariloche (Río Negro).

«Muchos porteños que viven mirando lo que se hace afuera se van a quedar sin habla cuando vengan a esta muestra. Creo que Buenos Aires es una de las diez ciudades que crean cultura como Tokio, Nueva York, París, Londres, Berlín… pero lo que no me parece legítimo es que no demuestre gran interés por lo que pasa en el país del cual es capital».

En el conjunto de la obra expuesta en el Recoleta, Petrina destacó «el peso que hay de tradición académica en Córdoba o Mendoza, organizadas desde la época virreinal, con escuelas de arte muy importantes tanto a nivel provincial como universitaria». Así como en Mendoza hay una tradición de escultores y grabadores, en Córdoba es muy fuerte todo lo pictórico, sobre todo paisajistas (rurales y urbanos). «No sólo a nivel local, sino que allí se instalaron Fader de Mendoza, Spilimbergo de Buenos Aires, el propio Carlos Alonso o Miguel Ocampo», apuntó el curador.

En cambio, contrastó Petrina, «en las provincias patagónicas hay búsquedas alternativas. Hay obras muy interesantes en Santa Cruz y en Chubut en fotografía digital y video. En Río Negro, los artistas de Bariloche desarrollan búsquedas a través del objeto, del video. Y hay en sus obras una presencia omnipotente de la naturaleza».

«Creo que en la Patagonia -opinó-, al faltar esa tradición académica, los artistas han tenido la libertad de experimentar nuevos caminos».

«La selección de obras para el programa 'Argentina pinta bien' fue un trabajo complejo en el que cruzamos dis

tinto tipo de informaciones previas», precisó el curador.

«Revisamos los archivos del Recoleta, obtuvimos información del Consejo Federal de Inversiones, tuvimos evaluaciones de directores de cultura provinciales, de los museos involucrados, de los críticos provinciales y la opinión de los propios artistas», enumeró Petrina.

Con la ayuda de cada área de cultura provincial, «realice una primera selección visual y viajé a cada lugar a elegir la obra, tomar contacto con los artistas y después me dediqué al montaje de cada muestra, los textos y los catálogos».

Además de las disciplinas históricas de las bellas artes (pintura, escultura, dibujo, grabado), la selección incluye fotografía, video, arte digital, instalación «y la participación de artistas de todas las generaciones desde los más consagrados como Seguí o Alonso hasta chicos emergentes que por ahí participan de su primera muestra».

«Otra cosa que cuidé mucho -destacó Petrina-, fue que la selección incluyera todas las corrientes posibles. Tengo mi opinión pero creo que cuando uno trabaja en un espacio público no se puede permitir el lujo de elegir como si fuera el dueño de una galería privada».

«Pero también creo que una exposición hace docencia así que hay de todo más allá de la impronta de rescatar una visión americana y lo más peculiar del arte argentino en cada región. Siempre en estas iniciativas hay una intención didáctica y acá vienen diariamente alumnos de distintos colegios. Hicimos un periódico para que el que no se pueda comprar el catálogo pueda irse con una idea cabal de todo lo que se presenta», apuntó.

En una sala se puede ver también el backstage de las muestras realizadas en cada una de las seis provincias. «Fue idea de Nora, (Houchbaum) justamente para marcar que lo que se ve forma parte de un programa no es una simple exposición».

Este año el programa va a continuar con dos provincias más: en el Museo Provincial de Corrientes (octubre) y en el nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Salta (noviembre).


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora