Economía busca que vuelva a funcionar el crédito

Aceleran la nueva ley de entidades financieras.

BUENOS AIRES (ABA).- El equipo económico que comanda el ministro Roberto Lavagna está desarrollando una serie de medidas, que si bien no será un paquete entero, sí conforma un esquema básico para el inicio de la gestión del presidente electo Néstor Kirchner. Algunos de los principales asesores del Ministerio de Economía admitieron que se está trabajando en varios aspectos, tanto financieros como de aumento de los servicios públicos, la reestructuración fiscal y el cambio de roles de algunas dependencias y carteras que se encuentran en el área del Palacio de Hacienda.

Por lo pronto, Leonardo Madcur, subsecretario de Financiamiento, adelantó a "Río Negro" que la próxima semana estará listo el proyecto de ley de Entidades Financieras. Según comentó el propio funcionario, este proyecto contiene como elementos centrales una nueva forma de liquidación de activos bancarios e introduce cambios en la calificación de tomadores de crédito.

Asimismo, incluye modificaciones en la carta orgánica del Banco Central, otorgando inmunidad jurídica a los integrantes del directorio y una mayor autarquía a esa entidad. Otro aspecto central que se está trabajando el equipo económico para enviar al Congreso en los próximos días es el aumento de las tarifas de servicios públicos.

Lo que se busca con este proyecto de ley es que la Justicia no impida los incrementos tarifarios que se resolvieron el año pasado y de esa forma cumplir con uno de los principales compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) Asimismo, Lavagna y sus principales funcionarios están trabajando en decisiones de mediano plazo como la presentación de un proyecto de ley de coparticipación federal. Sobre este punto en particular, un asesor del equipo económico comentó que en el proyecto se incluirá un esquema de premio y castigo a la hora de establecer las respectivas cuotas de distribución de fondos coparticipables.

Paralelamente, se empezó a analizar una reforma tributaria profunda, en donde se buscará incluir una disminución en la carga impositiva que pesa sobre el consumo y la producción e incrementar la alícuota sobre los impuestos a las Ganancia y los Bienes Personales.

No es tan sólo el frente fiscal el que preocupa a Kirchner y sus flamantes equipos técnicos. También se está a punto de determinar la conformación de un nuevo ministerio, el de Infraestructura, que abarcaría a Obras Públicas y Producción y que lógicamente quedaría bajo la batuta y supervisión de gente de confianza de Lavagna.

En función de esto se está elaborando un ambicioso plan de obras públicas, que se estima será anunciado en los primeros días después de la asunción del próximo gobierno y cuyo monto, según se comenta en Hacienda, oscilaría entre los 8.000 a 10.000 millones de pesos.

A su vez, se supo que el ministro Lavagna está sumamente preocupado por apurar varios temas y proyectos que están trabados en el Congreso, algunos de los cuales son esenciales para continuar con el acuerdo del FMI y no vivir ningún sobresalto con el organismo multilateral.

En primer término, está el impuesto a la transferencia de combustibles. Las modificaciones en la estructura de este tributo se incluyeron como parte de las metas cualitativas que debía lograr el actual gobierno El proyecto ya tuvo sanción en la Cámara de Diputados, pero está frenado desde hace tiempo en el Senado. Se basa en pasar de una suma fija a un porcentaje el impuesto que se aplica sobre las naftas y el gasoil.

Otro de los temas pendientes es la compensaciones a los bancos El Congreso todavía no trató el tema de la compensación que elaboró el Poder Ejecutivo, por medio de un proyecto de ley, para los bancos.

Esta compensación se otorgaría a las entidades financieras por la indexación asimétrica, es decir, por obligar a los bancos a cobrar los créditos originales a 1,40 pesos más el Coeficiente de Variación Salarial (CVS) y pagar los depósitos pesificados a 1,40, pero con la aplicación del CER, lo cual generó una pérdida para el sector.

También se quiere aplicar cambios en el impuesto a las Ganancias. El objetivo es promover una baja de la alícuota máxima de impuesto del 35% actual al 30% Diversos sectores productivos, tanto del agro como de la industria, consiguieron que se incluyera el ajuste por inflación, algo que según esos rubros permitiría sanear los balances como consecuencia de la devaluación.


Comentarios


Economía busca que vuelva a funcionar el crédito