EE.UU: la crisis llega a la Corte Suprema

En un revés para los demócratas, Miami-Dade decidió suspender el recuento manual

Washington (dpa) - La crisis post electoral, que tiene en el limbo los comicios desde hace más de dos semanas, se complicó ayer -como se temía- con el anuncio de los republicanos de acudir al Tribunal Supremo de Justicia de Estados Unidos.

El inusual recurso intentaría impedir que se incluya en el resultado final de Florida los votos que aún son recontados a mano y cuya incorporación fue ordenada el martes por la Corte Suprema de Justicia de Florida.

En tanto, la hospitalización en Washington del candidato republicano a la vicepresidencia, Richard Cheney, dio ayer un toque de dramatismo a la batalla por la Casa Blanca. (ver aparte)

Medios estadounidenses aseguraron que George W. Bush dio luz verde al procedimiento por considerar que la Corte de Florida se sobrepasó en sus atribuciones, como lo había señalado en la mañana el candidato republicano.

La guerra por la victoria electoral se trasladaría en ese caso de Florida a Washington D.C., sede del máximo tribunal nacional. De apelarse a esta instancia la incertidumbre post electoral se prolongaría aún más.

El gobernador de Texas y candidato republicano reiteró ayer su convicción de alcanzar la victoria. Bush acusó desde Austin (Texas) a los siete miembros de la Corte de Florida de abuso de autoridad y a los demócratas de tratar de cambiar las reglas del juego al insistir en el recuento de los votos en tres condados críticos del "Estado del sol".

La Corte de Florida ordenó que se entreguen los resultados electorales hasta el domingo por la tarde o el lunes por la mañana, a más tardar, incluyendo los votos que se recuentan manualmente.

Sin embargo, los demócratas que habían recogido con elogios esa decisión ayer experimentaron un revés al disponerse la suspensión del recuento en el populoso condado de Miami-Dade, donde Al Gore, esperaba reducir y sobrepasar en número los sufragios en favor de Bush.

A pesar del resistido recuento, Gore tampoco había acortado demasiado la ventaja del "ticket" republicano, en los condados de Miami-Dade, Palm Beach y Broward. El demócrata acumuló sólo 266 nuevos sufragios.

La plaza de Florida es vital para los dos candidatos por sus 25 votos en el Colegio Electoral que garantizaría la victoria de cualquiera de ellos.

Poco después de conocerse la decisión de la Corte, el ex secretario de Estado James Baker, quien es el delegado personal de Bush en la batalla de Florida, dijo que están decididos a apelar a todos los recursos a su alcance para garantizar la victoria de su candidato.

Entre las opciones republicanas se mencionó también ayer la posibilidad que la legislatura de Florida desconozca el dictamen de la Corte y disponga los 25 votos electorales en favor de Bush al que se consagraría ganador de ese conflictivo estado.

De apelarse a ese recurso, sería la primera vez que una legislatura estatal anula una decisión de la Corte Suprema. El legislativo de Florida está dominado por los republicanos, además que es un estado gobernado por Jeb Bush, hermano del candidato.

Gore, que describió la decisión de la Corte de Florida como "una victoria para nuestra democracia", volvió a invitar a Bush para una reunión, iniciativa que habia sido rechazada por éste la semana pasada.


Comentarios


EE.UU: la crisis llega a la Corte Suprema