EE.UU. se prepara para 'cambio lento' en Cuba



#

La situación en Cuba se mantiene normal desde la enfermedad de Castro.

WASHINGTON (AFP) – Estados Unidos envió señales esta semana a los partidarios de un cambio en el régimen cubano, al responder al deseo de Raúl Castro de normalizar las relaciones con Washington, con la promesa de levantar el embargo si inician una transición gradual desde dentro del sistema.

Casi un mes después que Fidel Castro delegara provisionalmente el poder en su hermano Raúl por razones de salud, Washington desempolvó una olvidada oferta de levantar el embargo hecha por el presidente George W. Bush en 2002, que había causado entonces profundo malestar en la comunidad cubana de Miami. “Shannon ha dado una respuesta a la entrevista de Raúl Castro publicada la semana pasada (por el diario oficial Granma)”, aseguró Marifeli Pérez-Stable, vicepresidenta del Diálogo Interamericano.

“A estas alturas, deberían tener claro que con imposiciones y amenazas no es posible lograr nada de Cuba”, aseguró entonces Raúl, después de que Estados Unidos llamara con insistencia a los cubanos a obrar por la democracia tras la operación quirúrgica que alejó a Fidel del poder el pasado 31 de julio.

La experta consideró “significativo” que Shannon no supeditara el levantamiento del embargo a la “apertura del mercado” como había hecho el presidente cuatro años antes, sino a la liberación de los presos políticos, el respeto de los derechos humanos y el inicio de una transición. “Esto significa que Washington está aceptando la idea de que el sistema comunista pueda cambiar desde adentro y que está señalando un camino pausado y gradual en vez de exigir la democracia ya”, subrayó Pérez-Stable.

De hecho, el diplomático cambió el tono de la política estadounidense, al convertirse en el primer funcionario de alto nivel en abogar por la “paciencia”, mientras se desconozca lo que ocurre realmente en La Habana, agregó la experta.

De momento, sólo el diario cubano Juventud Rebelde respondió a Estados Unidos, tachando de “show humorístico de pacotilla” la oferta de levantar el embargo aplicado desde 1962 .

Como subrayó Ian Vásquez, del Cato Institute, el momento elegido por Shannon para renovar la propuesta de su presidente dejó claro que el mensaje estaba destinado a “los cubanos que quieren el cambio y que quizás ya están negociando posibles cambios dentro del régimen” castrista. De hecho, Shannon evocó la existencia de “negociaciones” entre las instituciones cubanas para alcanzar un acuerdo de “repartición del poder”, aunque admitió que desconocía lo que pasa realmente en el seno de un régimen que no dio señales de agrietarse desde que Fidel Castro ingresó al hospital.


Comentarios


EE.UU. se prepara para 'cambio lento' en Cuba