El adiós a Guillermo Cabrera Infante

El escritor cubano



LONDRES (Télam-SNI).- El escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, exiliado en Gran Bretaña desde hace más de 30 años, falleció ayer a los 75 años víctima de una septicemia en el Hospital Chelsea and Westminster, informaron sus familiares.

Cabrera Infante arrastraba serios problemas de salud que motivaron en los últimos meses varias internaciones. El escritor estaba exiliado desde 1965 en Londres luego de su ruptura con el régimen de Fidel Castro, al que apoyó en los primeros años de la revolución.Cabrera Infante ganó fama y prestigio en la década del '60 y formó parte del boom de la narrativa latinoamericana de esos años.

En 1997 recibió el premio Cervantes y se mantuvo activo hasta poco antes de su muerte. Había nacido en 1929 en la localidad de Gibara, en el este de Cuba y en 1941 fue a vivir a La Habana.

Tras iniciar estudios de medicina los abandonó para dedicarse con fervor a la crítica de cine, al periodismo y a la literatura. Cabrera Infante fundó la cinemateca de Cuba y la presidió por seis años.

En 1952 estuvo preso por sus ideas políticas y cuando recuperó su libertad debió escribir bajo seudónimo para evitar persecuciones. Utilizaba como nombre el de J.Caín. Cuando triunfó la revolución castrista en 1959, Cabrera Infante fue designado Director del Instituto de Cine y director de un semanario de cine que salía con el diario Revolución.

En 1962 fue enviado como agregado cultural a Bélgica debido a sus diferencias con el rumbo que tomaba el gobierno de Castro. En 1965 estuvo por última vez en Cub para asistir a los funerales de su madre.

En ese mismo año pidió asilo en Gran Bretaña y desde entonces vivió en Londres. En 1960 publicó la novela “Así en la paz como en la guerra” y en 1964 alcanzó popularidad al ganar el premio Pequeña Biblioteca Seix Barral con “Viste el amanecer en el trópico”.

En 1967 publicó la renombrada “Tres Tristes Tigres”. Su producción literaria no paró y publicó, entre otras, “”Mea Cuba”, “Arcadia todas las noches”, “Puro Humo”, “Sin oficio del siglo XX”, “La Habana para un infante difunto”, “Cuerpos Divinos”, “Delito por bailar cha cha cha” y “ella cantaba boleros”.

Cabrera Infante se mantuvo activo como escritor hasta los últimos momentos de su vida.

Nota asociada: Textual

Nota asociada: Textual


Comentarios


El adiós a Guillermo Cabrera Infante