El cupo de boletos para estudiantes genera controversia

El cupo de pases por mes es el punto de debate. Los estudiantes piden que se cumpla la nueva ordenanza que no se reglamentó.



#

El cupo de boletos para estudiantes genera controversia

El municipio cuenta desde julio pasado con una ordenanza que le permite aumentar en forma considerable la tarifa que pagan los alumnos de escuelas privadas en el transporte urbano, pero nunca la aplicó.

El intendente Gustavo Gennuso anunció hace pocos días que cuando el boleto mínimo quede fijado en 19 pesos también instrumentarán el ajuste para los alumnos de privadas, que pasarán a abonar 6 pesos. Hoy pagan apenas 1 peso.

El sistema de transporte resignó ya un ingreso considerable porque hace varios meses que puede cobrarles el 16,6% del boleto general. Y desde el pasado 28 de febrero está habilitado para aplicarles un tercio de ese importe.

Pero desde el Concejo Municipal (que en su momento aprobó la ordenanza por unanimidad) advirtieron que no se la puede aplicar en forma parcial. Y si se les cobra el boleto nuevo a los privados también debería instrumentarse el aumento en el cupo de viajes gratis para los estudiantes de escuelas públicas.

La ordenanza fue largamente discutida, con participación del Ejecutivo, y no fue vetada. Según el artículo 10°, los 60 pasajes mensuales gratuitos que hoy tienen los estudiantes de establecimientos estatales deben pasar a 84 pasajes para los que asistan en jornada simple y 120 para los de jornada extendida, institutos terciarios y universidades.

La Federación de Estudiantes Secundarios realizó ayer una asamblea para organizar el reclamo por el retaceo de boletos gratuitos. “Gennuso no aplica la ordenanza ¿qué hacemos?” fue el disparador de la convocatoria.

Más de 40 jóvenes se encontraron en el salón de la Unter. Uno de ellos dijo que varias veces le escribieron al jefe de Gabinete Marcos Barberis para pedir explicaciones, pero no las consiguieron. “Sólo nos dicen que hay un error en los números -señalaron-. Pero la tienen que aplicar. Es totalmente ilegal lo que hacen”.

La cantidad de alumnos de escuelas privadas que usan el transporte no es significativa, pero la diferenciación establecida por la nueva normativa buscó llevar “equidad” en el reparto de cargas y otorga un descuento parcial para quienes pagan un arancel para estudiar, que en algunos casos supera los 10 mil pesos. Para el resto el servicio mantiene la gratuidad plena. Los becados en escuelas privadas tampoco pagan.

El argumento para ampliar el cupo de boletos es que muchos estudiantes deben viajar varias veces por día porque tienen talleres y educación física en contraturno.

La normativa también elimina la restricción horaria, ya que actualmente la gratuidad vence a las 19 y algunos pierden el beneficio cuando salen de la escuela demasiado tarde.


Comentarios


El cupo de boletos para estudiantes genera controversia