El defensor del Pueblo sigue siendo itinerante





El defensor del Pueblo de Bariloche, Vicente Mazzaglia, continúa cumpliendo sus funciones en forma itinerante. Pese a que está en sus funciones desde mayo, aún no cuenta con oficina propia ni teléfono. Se reúne con los empleados en espacios prestados y va a visitar a cada vecino que lo llame a su teléfono particular.

Cabe recordar que el nuevo organismo comenzó a funcionar el 7 de mayo sin un espacio físico, ni teléfonos municipales y tampoco contaba con la partida presupuestaria prometida, hasta que la semana anterior se abrió la cuenta bancaria para ese destino.

Mazzaglia lleva literalmente la «defensoría al hombro». Su tarea es itinerante, recorre cada casa de los vecinos que lo llaman a su teléfono particular por consultas o denuncias, y así ya lleva alrededor de 150 intervenciones en diversos casos denunciados, según informó ayer ADN.

En su estructura el defensor nombró al asesor legal, Carlos Arrative, y dos funcionarias de su equipo de trabajo, y tiene dos empleados municipales que prestan tareas administrativas.

El equipo se reúne periódicamente en una sala de la municipalidad para coordinar tareas pero cada uno trabaja desde su domicilio particular, según contó el defensor, quien con algo de humor asume las peripecias de la primera gestión.

El defensor indicó que aún aguarda que se habiliten para su uso las oficinas municipales ubicadas en Mitre al 700, donde funciona actualmente la Oficina de Empleo. Esos lugares fueron comprometidas por el intendente Marcelo Cascón para que funcione allí la Defensoría pero hasta el momento eso no sucedió. (Redacción Central)


Comentarios


Seguí Leyendo

El defensor del Pueblo sigue siendo itinerante