El Ejército chileno desplegó su poder en pleno debate sobre su costo



#

La Parada Militar se realiza en Chile oficialmente desde 1915.

AP

SANTIAGO (AFP) - Las Fuerzas Armadas de Chile celebraron ayer su día con un masivo desfile en Santiago de más de 9.000 efectivos y el despliegue de su material bélico, mientras el Congreso debate el futuro de una ley que revisa los montos de las inversiones en armamento. El desfile que fue encabezado por Piñera y el ministro de Defensa, Andrés Allamand, contó con la presencia de 9.375 efectivos de las diversas ramas de las Fuerzas Armadas y máquinas de guerra como aviones cazabombarderos F-16 que honraron la inversión de 10.000 millones de dólares en Seguridad Nacional que mantiene Chile desde 1990. Este gasto se suma al fondo de ahorro de 5.000 millones de dólares que en 2011 consolidaron a Chile, junto a Venezuela, como el país sudamericano con mayor gasto en Defensa, según el Instituto Internacional de la Paz de Suecia. La exhibición militar que honró las “Glorias del Ejército” fue realizada en el Parque O’Higgins de Santiago de Chile y tuvo por primera vez en su historia entre sus narradores una voz femenina, la periodista Carolina Urrejola, en señal de la apertura de las ramas castrenses hacia las mujeres. Este año participaron, además, representantes de las Fuerzas Armadas de Argentina, Brasil, Francia y Ecuador, así como de la Fuerza de Paz conjunta chileno-argentina Cruz del Sur, creada en 2011 para apoyar misiones de paz de la ONU en distintos países. La celebración de este año está marcada por el debate en el Congreso de la Ley Reservada del Cobre promulgada durante la dictadura militar de Augusto Pinochet y que ordenaba la entrega del 10% de las ventas de la compañía estatal Codelco -la mayor productora mundial de cobre- para la compra de armamento. El presidente Piñera en mayo que busca derogar la norma y establecer un presupuesto plurianual. La Cámara de Diputados derogó la norma en junio y actualmente es analizada por la Cámara de Senadores.


Comentarios


El Ejército chileno desplegó su poder en pleno debate sobre su costo