El fútbol nacional se encamina hacia la privatización

Al parecer, sería la solución para destrabar el conflicto.



Luego de confirmada la huelga de jugadores que obligó a suspender todos los torneos profesionales de la AFA, el fútbol argentino parece encaminarse hacia la privatización de sus clubes, tal como reclamaron hoy desde Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) y el gobierno.

Por su parte, el jefe de Gabinete Chrystian Colombo anunció que el lunes próximo se reunirá con la dirigencia de la AFA para buscarle una salida al conflicto (ver recuadro).

En ese marco, el gobierno impulsará la privatización del fútbol argentino para reemplazar la figura de sociedades civiles que actualmente están en vigencia y que, según opinó el vicejefe de Gabinete, Armando Caro Figueroa, “está agotada”.

El funcionario, apéndice de la avanzada de Domingo Cavallo en el gobierno central, adelantó que la presidencia de Fernando de la Rúa “abordará” la grave crisis que vive el fútbol argentino, que este fin de semana no tendrá actividad en los torneos profesionales por la huelga decretada por Agremiados.

A su vez, el funcionario calificó de “legítimo” el reclamo de los jugadores, que pararon el fútbol por la deuda de varios clubes con los planteles profesionales, que suma unos 55 millones de pesos “en blanco”, pero que sería aún mayor por los convenios no registrados en la AFA.

Existe un proyecto de Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), elaborado por el diputado nacional Daniel Scioli, quien incluso formó parte de las negociaciones entre el gobierno y Agremiados.

De hecho, solamente el fútbol de Rácing Club está privatizado en la actualidad, como primer paso hacia de una tendencia que se confirmaría en los próximos meses.

Por su parte, el secretario general de Agremiados, Sergio Marchi, aseguró ayer que la solución para el “estado de quiebra” que vive el fútbol argentino es a través “del aporte de capitales privados”.

“Habrá también que buscarle salida a aquellas instituciones que no podrán seguir funcionando y que tendrán que buscar algún tipo de aporte privado porque si no, no van a poder competir en la situación económica que, por sí solos, no podrán afrontar”, sentenció Marchi.

“El fútbol argentino -agregó- entró en estado de quiebra, por malas administraciones, incapacidad u otros motivos y ahora tenemos que buscar las soluciones”.

En ese sentido, Marchi atacó a la ley de Fideicomiso, aprobada por el Congreso para auxiliar a los clubes que están en quiebra, como Rácing, Deportivo Español y otros del ascenso, y también para los que están en concurso de acreedores.

Colombo irá a la reunión

El gobierno nacional dará un nuevo paso para intentar destrabar el conflicto en el fútbol: el jefe de Gabinete, Crhystian Colombo, anunció ayer que la próxima semana mantendrá una reunión con las autoridades de la AFA para procurar un regreso de la actividad.

“La gente de la AFA me pidió una entrevista para la semana que viene, cosa que he accedido a dar”, señaló Colombo.

Según pudo averiguar DyN, la reunión, en principio prevista para mañana, podría adelantarse para hoy.

En declaraciones a Radio Mitre, el jefe de ministros agregó que el gobierno está analizando seriamente la posibilidad de que los clubes puedan convertirse en el corto plazo en sociedades anónimas.

En ese sentido, dijo que “la ministra de Trabajo está en ese tema”, al igual que el diputado Daniel Scioli.

“Hay un conjunto de gente -prosiguió Colombo- trabajando en ver cómo se puede mejorar el fútbol. No soy un experto en esto, pero la estrategia adoptada por muchos países ha sido la de transformar a los clubes en SA, en generar toda una política de espectáculo a través del fútbol y que le ha hecho muy bien a los equipos”.


Comentarios


El fútbol nacional se encamina hacia la privatización