El gas de las 645 viviendas le sale caro a la provincia

Ya viven unas 1.200 personas pero sigue con la falta de gas natural. El gobierno ya costeó 2 millones de pesos para cubrir los tubos que abastecen las casas.



1
#

2
#

3
#

Dos tubos de gas y su recarga por vivienda son solventados por la provincia. Fotos: Chino Leiva

GASODUCTO INCONCLUSO

El barrio de viviendas sociales más grande de esta ciudad, donde ya viven unas 1.200 personas, sigue sin servicio de gas natural y debe reemplazarlo con el combustible envasado que distribuye cada semana el gobierno provincial.

La dependencia de los tubos de gas no sólo genera molestias para los vecinos, quienes recuerdan que los contratos firmados con el IPPV preven la entrega de viviendas “con todos los servicios” y han llegado a cortar la ruta 40 para reclamar la inmediata conexión a la red de Camuzzi.

También el gobierno provincial carga con un abultado gasto que no estaba en los papeles. Desde que comenzó a entregar las casas en tandas sucesivas, desde mayo hasta hoy, ya lleva pagados unos 2 millones de pesos en las adaptaciones de los artefactos y en los cilindros que compra a YPF Gas para garantizar la provisión a las familias.

Paula Gallardo es referente de la manzana 27 del barrio y en su casa se acopian los tubos para todas las familias de su sector. Allí los deja el camión cada jueves, y se lleva los vacíos. Luego los vecinos los cargan en carrito, en auto o a pulso hasta sus viviendas.

Los envases están instalados a la intemperie en el frente de cada domicilio, junto a los nichos preparados para el gas natural. Algunos decidieron asegurarlos con cadenas, porque ya hubo robos.

Paula dijo que el gas envasado “es distinto al otro” y genera más residuos en los calefactores y termotanques, de modo que necesitarán una limpieza exhaustiva para la reconversión. Aseguró que “en algunas casas explotó el calefactor, pero la empresa contratista los reemplazó sin cargo”.

Muchos de los vecinos estaban acostumbrados al gas de red en sus domicilios anteriores, donde alquilaban o vivían “de prestado”. Ahora tienen vivienda propia pero debieron adaptarse a vivir con tubos, “lo que significa que se te corte en cualquier momento, cuando cocinás o te estás bañando”.

Paula carga también con un problema adicional, porque tiene un hijo discapacitado y recibió una casa “adaptada”, pero la rampa de acceso por ahora permanece bloqueada, porque no hay otro lugar para depositar los tubos destinados a toda la manzana.

Los adjudicatarios de las 645 Viviendas esperaron más de cinco años la terminación de la obra y llegaron tarde para la conexión al gas natural, que Camuzzi tiene vedado desde hace un par de años hasta que quede finalizada la ampliación del gasoducto Cordillerano.

Las obras las ejecuta el municipio por cuenta y orden del gobierno nacional y todavía no tiene una fecha cierta de entrega.

Hasta ahora fueron adjudicadas unas 400 viviendas y está previsto entregar el resto entre diciembre y enero. En el barrio viven ya unas 300 familias. Algunas más tienen las llaves pero todavía no se mudaron porque esperan que YPFGas les vaya a instalar los nuevos inyectores, antes de entrar en el circuito de los tubos.

El ministro de Obras Públicas de la provincia, Carlos Valeri, admitió que la provisión de gas a los vecinos en forma gratuita no estaba en los cálculos y ya representó para la provincia un gasto de 2 millones de pesos. La cifra -que crece semana a semana- hubiera permitido construir varias casas más.

La operatoria acordada con YPF no implica desembolsos directos, sino que es restada de las regalías petroleras que le corresponden a Río Negro.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


El gas de las 645 viviendas le sale caro a la provincia