El gas envasado no para de aumentar y la garrafa de diez kilos ya cuesta 530 pesos

El aumento interanual  aplicado a la garrafa de 10 kilos, que tiene precio regulado, ronda el 50%. En cambio, el cilindro de 45 kilos registró un aumento un 93% respecto del invierno pasado y se vende a 5.600 pesos.

El virtual congelamiento del precio del gas natural, que se alteró hace pocos días con una acotada suba del 6%, no involucra al gas envasado, del que dependen muchas familias en esta ciudad y que tuvo un aumento interanual cercano al 50%.

Ese es el incremento aplicado a la garrafa de 10 kilos, que tiene precio regulado. En cambio el cilindro de 45 kilos experimentó un aumento un 93% respecto del invierno pasado y se vende a 5.600 pesos.

El plan Calor del municipio distribuye leña en los hogares que no tienen gas de red y la provincia complementa la asistencia con un plan similar de garrafas gratuitas, a razón de una por semana para cada familia.

Pero en algunas viviendas, donde viven varias personas, esa ayuda es solo un paliativo. La dirigente barrial Virginia Gualmes dijo que hay casos en los que el consumo es muy alto porque la usan para cocina y calefacción, de modo que la garrafa social les dura “dos o tres días” y no les queda otra que comprar combustible extra.

En la distribuidora Los Notros, ubicada en la avenida Juan Herman, la demanda bajó ligeramente porque la red de gas en los barrios cada vez tiene una cobertura mayor, pero aun así es incesante en estos días el desfile de clientes con autos, carretillas, motos, bicicletas y hasta cochecitos de bebé que concurren a surtirse de una garrafa.

Desde el 1 de junio el precio de venta en ese comercio es de 520 pesos para la garrafa de 10 kilos. Hasta el lunes costaba 507 pesos. El aumento respecto de junio del año pasado es del 48.5%. En las despensas barriales, que son la única alternativa para quienes no pueden desplazarse, se vende hasta 700 pesos.

El responsable de Los Notros, Daniel Lagrás, dijo que la garrafa de 10 kilos tiene todavía una demanda importante, mientras que el cilindro de 45 kilos solo lo venden en casos puntuales, porque el precio es prohibitivo. En junio de 2020 se comercializaba a 3.400 pesos y hoy cuesta 5.600, casi el doble. En general lo clientes son de poder adquisitivo alto y medio que viven en sitios aislados y también o para obras en construcción.

La distorsión de precios llegó al punto de que comprar la misma cantidad de gas en pequeñas garrafas cuesta menos de la mitad que en el tubo grande, por más que este último sea más práctico.

La leña es otro insumo clave para calefacción en los barrios de bajos recursos, porque el municipio distribuye a razón de dos metros cúbicos por familia en toda la temporada invernal y la demanda es mucho mayor. Comprarla en los comercios del rubro cuesta en promedio 2.300 pesos los cien kilos de leña dura. Por una bolsa de 20 kilos de quebracho hay que desembolsar 650 pesos y -según el consumo- no llega a durar un día.

El presidente de la junta vecinal de Cooperativa 258, Luis Toledo, reconoció que las familias que compran garrafas y leña no son muchas pero sufren una fuerte discriminación, porque el costo es sideralmente mayor que calefaccionarse y cocinar con gas de red.


Temas

Bariloche Gas

Comentarios


El gas envasado no para de aumentar y la garrafa de diez kilos ya cuesta 530 pesos