El gasto electoral complica a Carreras



La recaudación crece menos que los precios pero hay partidas que se dispararon en el presupuesto. Weretilneck puso al Estado en modo elección. Por eso, la gobernadora electa no podrá prescindir de Domingo en Economía. El barilochense tendrá que esperar para ser candidato a intendente.

Sería muy arriesgado para el gobierno de Juntos que el ministro de Economía, Agustín Domingo, pelee por la intendencia de Bariloche. No porque fuera un mal candidato ni porque la onda expansiva del triunfo de Arabela Carreras no alcance para que el señalado por Alberto Weretilneck tenga muchas chances de ganar la elección del 1 de septiembre. Lo necesitan en Viedma para que el delicado estado en el que quedaron las cuentas públicas luego de la campaña no termine generando una crisis en el Estado.

El “gasto electoral” fue enorme. Weretilneck no reniega (en privado, claro) de este manejo de las cuentas públicas al servicio de una candidatura o del reparto social para evitar un estallido o ganar una elección.

Los gastos corrientes del Estado en el primer trimestre del año crecieron un alarmante 60,77% y los gastos totales un poco más: 65,32%. En este último número tiene fuerte incidencia la obra pública que, con financiamiento de la emisión de bonos en dólares del Plan Castello, consumieron entre enero y marzo 1.000 millones de pesos, un 134% más.

Los recursos corrientes para sostener ese nivel de gastos evolucionaron casi igual que la inflación: 48,8%. Pero la recaudación de impuestos provinciales y la coparticipación federal tuvieron performances muy inferiores (alrededor del 41%), lo que pone en evidencia lo que ya se sabe: la caída de la actividad económica es fuerte en el país y también en la provincia.

¿Qué le permitió a Domingo financiar la función pública sin dejar, por caso, de pagar los sueldos estatales en plazos que hoy se asimilan con normalidad pero hasta hace ocho años eran impensados? Los recursos naturales: las regalías de petróleo y gas se multiplicaron por dos e incluso un poco más: de 1.100 millones en el primer trimestre del año pasado a 2.300 millones en el 2019. Y hasta las hidroeléctricas le dieron a la provincia un 68% más de aportes.

Domingo es clave para que los primeros meses de gobierno de Carreras no se compliquen. La mandataria electa no tiene antecedentes al frente de un gobierno (lo más cerca que estuvo de la tarea ejecutiva fue el ministerio de Turismo) y ya se sabe cómo la falta de experiencia suele influir en los que deben tomar decisiones.

La mandataria electa no tiene antecedentes al frente de un gobierno (lo más cerca que estuvo de la tarea ejecutiva fue el ministerio de Turismo) y ya se sabe cómo la falta de experiencia suele influir en los que deben tomar decisiones.

Lo tranquilizador para ella es que los gastos corrientes de mayor peso, como los sueldos estatales, no se dispararon. Hay mucho aporte a la educación privada (creció el 121%), lo que incluye subsidios, como el de 300.000 pesos que le dio a La Semilla, una escuela Waldorf de Bariloche. También se dispararon los subsidios a los municipios (124%), un resorte tan discrecional como efectivo para apoyar intendentes en plan reelectoral.

Pero, llegado el caso, nadie en el próximo gobierno podría quejarse. En dos semanas, Weretilneck señaló sucesora y los rionegrinos le respondieron.

Tiene experiencia: lo que ocurre hoy con las finanzas provinciales parece un calco de lo que pasó en el 2011 en el Municipio de Cipolletti. Después de ocho años de gestión, Weretilneck dejó la intendencia con la recaudación en crecimiento (36%) y los gastos disparados (59%). Hizo ganar a Abel Baratti, pero antes del recambio de diciembre ya estaban enemistados porque el nuevo jefe comunal se encontró con una deuda flotante tal que lo primero que hizo fue pedir autorización para tomar un crédito.

Había acelerado la obra pública y la asistencia social. A Baratti le costó recuperar el equilibrio, en gran medida por su falta de experiencia.

Yo te avisé

Deberán pasar unos días para que el peronismo se acomode después de que Cristina señalara a Alberto Fernández como el candidato a presidente. En dos semanas, se lanza Unidad Ciudadana en Río Negro. La senadora Silvina García Larraburu es la referente del kirchnerismo en la provincia luego de la derrota de Martín Soria. “Yo te avisé que no tenía tantos votos”, le dijo la barilochense a la expresidenta y la convenció. Su permanencia en el Congreso parece estar asegurada.


Comentarios


El gasto electoral complica a Carreras