El Gobierno eliminó el aislamiento para contactos estrechos asintomáticos y vacunados

La cartera sanitaria informó que la iniciativa esta orientada al personal estratégico siempre y cuando este garantizada "la seguridad y la evidencia que genera esta medida”.





El gobierno nacional y las provincias acordaron hoy tres normas generales que vienen a cambiar el paradigma del aislamiento sanitario en el contexto de la pandemia de Covid-19 en el país, aunque la última decisión sobre el grado de aplicación estará en manos de cada gobierno provincial.

La propuesta del Gobierno nacional consiste en que las personas con el esquema primario de vacunación completo más el refuerzo (una tercera dosis) estén exceptuadas de aislarse a pesar de haber sido contacto estrecho con un caso positivo confirmado; las que tengan dos dosis o hayan tenido Covid-19 en los últimos cuatro meses también pueden no aislarse pero con un test entre el tercer y quinto día del contacto; y las que no están vacunadas, deberán aislarse.

Esto fue planteado por la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, en el Consejo Federal de Salud y recibió el apoyo de los ministros de las veintitrés provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pero se aclaró en detalle que más allá de la recomendación nacional, la última decisión quedará en manos del gobernador o gobernadora, porque las situaciones epidemiológicas son distintas en cada jurisdicción.

En declaraciones a la radio porteña Con Vos, Vizzotti dijo que fue fundamental ir trabajando y analizando las distintas etapas de la pandemia a lo largo de las más de sesenta reuniones del CoFeSa en los últimos dos años. “Y esta etapa es totalmente diferente a la segunda ola por el avance importante en la cobertura de la vacunación, no solo en Argentina sino en el mundo”, planteó. En el país hay 85,8% de la población con una dosis; el 74% con dos dosis; y el 17,3% cuenta ya con el refuerzo.

El 60% del personal de salud y el 40% de los mayores de 60 años están en la muestra poblacional con tres dosis. Vizzotti señaló que la principal diferencia con la ola anterior es que se mantiene la disociación entre el incremento en el número de casos de Covid-19 y las hospitalizaciones y muertes que se están registrando. “Este era el objetivo de la vacunación”, dijo la ministra.

La funcionaria añadió que todo lo hablado en el ámbito del CoFeSa tiene un enfoque sanitario que analiza el efecto de la vacuna, la disminución en el riesgo, la gravedad de la enfermedad y la transmisibilidad.


Cambios en el testeo


Señaló que así como el mundo está reformulando la estrategia de testeo, la Argentina también lo hará. Por ello, quien presente síntomas tras tener contacto estrecho con un caso positivo de Covid-19 no necesitará testearse durante el aislamiento ni para el alta.

Por lo tanto, desde ahora se empezará a priorizar el testeo para quien inicia síntomas y no ha mantenido contacto estrecho con un caso confirmado. Y también para quien es considerada una “persona con condición de riesgo”.


Cambios en el aislamiento


Vizzotti dijo que hay un “impacto importantísimo” en el sistema de salud por la cantidad de personas contagiadas y de otras aisladas por haber sido contacto estrecho pero sin tener un diagnóstico confirmado para sí. Eso está afectando al sistema de salud y a servicios esenciales como el del transporte público de pasajeros, en la producción de energía, en los cuarteles de bomberos y en las fuerzas de seguridad interior, como así también en todo el sector privado.

Entonces, lo que acordó el CoFeSa tras una propuesta del Gobierno nacional configura tres escenarios diferentes:

1) Las personas no vacunadas tienen que hacer el aislamiento como siempre. Son personas que tienen más riesgo de enfermarse, de transmitir la enfermedad y de que se les agrave el cuadro infeccioso. Para ellas, no habrá cambios en el esquema de aislamiento.

2) Las personas que tienen su esquema primario completo de dos dosis para los casos de las vacunas Sputnik, AstraZeneca y Sinopharm o de una dosis como es el caso de CanSino o Jansen hace menos de cuatro meses y las que tuvieron Covid-19 en ese período, tendrán más flexibilidad. A estas personas se les recomendará un test entre el tercero y el quinto día de aislamiento para confirmar o desechar el cuadro de la enfermedad.

3) Y aquellas personas que tienen el esquema primario completo con el refuerzo de una tercera dosis hace menos de cuatro meses podrán no hacer el aislamiento por más que hayan sido contacto estrecho de un caso positivo de Covid-19.


Decisión de las provincias


Vizzotti aclaró, no obstante, que cada provincia podrá tomar definiciones sobre la base del acuerdo general. “Se habló claramente que esto es un paraguas global, con recomendaciones que plasma un cambio de paradigma desde el nivel nacional pero cada provincia tiene diferentes avances de vacunación, diferentes situaciones epidemiológicas, diferentes capacidades de testeo y diferentes actividades que son consideradas prioritarias”, explicó la ministra.

Por ello, los tres escenarios con normativas generales serán aplicados mayoritariamente a personal de salud y de seguridad en una primera instancia. Aunque el sector privado también puede adaptarse en acuerdo con las autoridades sanitarias locales.

“Estas normativas generales las jurisdicciones, como siempre, las pueden adaptar. Estamos poniendo en valor la vacunación y poder flexibilizar los aislamientos. Es lo que está haciendo Uruguay. Y estamos monitoreando lo que hacen otros países”, dijo la funcionaria nacional.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El Gobierno eliminó el aislamiento para contactos estrechos asintomáticos y vacunados