El golpe de gracia



Juan Martin Brussino Kain*

Para el actual presidente de Estados Unidos la posibilidad de la reelección es una cuestión delicada. Su principal contrincante, el demócrata y ex vicepresidente Joseph R. Biden Jr, ha tomado la delantera por 14 puntos, según una encuesta realizada por el New York Times y el Siena College, que fue publicada hace algunos días.


Esta tendencia se vino acentuando desde comienzo del año, y el panorama futuro no parece depararle mejor suerte del candidato republicano.
Varios han sido los factores que causaron esa ventaja demócrata, más por errores propios que por aciertos de su opositor. Incluso muchos de sus consejeros se preguntan si verdaderamente le interesa la reelección, ya que advierte una conducta autodestructiva por parte del actual presidente.


En primer lugar la errática conducción de las políticas sanitarias para contener los efectos del covid-19. El presidente fue dubitativo, no logró llevar tranquilidad a la población ni a los gobernadores para articular acciones conjuntas a nivel federal (ya se registraron 125.000 muertes).


Otro factor, que se deriva del anterior, fue la desaceleración de la economía producto del impacto de la pandemia. En este punto, tal como pasó en otros Estados (por ejemplo el Reino Unido), no se logró cuidar la salud de las personas ni salvar la economía del país.


Vinculado con la economía, la férrea decisión de Trump de confrontar con China, acuerdos comerciales mediante (no sobre el covid-19 eso es otro capítulo), terminó arrojando resultados positivos a corto plazo (que la pandemia no permitió materializar), pero negativos a mediano plazo.
Los buenos resultados económicos logrados en los primeros años de mandato han perdido peso para cautivar a los votantes indecisos. Y la buena noticia del lanzamiento del SpaceX no pudo ser capitalizada por el presidente.


El escenario desfavorable, se completa, con las muertes atroces, repudiables, pero sobre todo evitables, de personas afroamericanas y latinas a manos de la Policía. El punto de inflexión fue la muerte de Floyd, a la que le siguieron la de Brooks, y la ocurrida en abril de López y que se conoció esta semana por medio de un informe de la cadena de noticias NBC. En este punto, Trump no tuvo una respuesta adecuada ante los sentidos reclamos por parte de la sociedad, y su desempeño en vez de aliviar, agravó situación.


Asimismo, debemos recordar que sufrió un duro golpe con el juicio político en su contra, aunque logró la absolución en el Senado en febrero de este año.
Y como si lo reseñado fuera poco, esta semana, su ex consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, publicó un libro sobre sus memorias en el Casa Blanca, titulado The Room Where It Happened, haciendo referencia al Salón Oval.


El libro aborda, principalmente, el manejo de las relaciones internacionales por parte del presidente Trump, criticándolo fuertemente en varios asuntos: Irán, Palestina-Israel, China, Venezuela, la Corte Penal Internacional, la OMS, etc.


En una entrevista concedida a la cadena de noticias Fox, Bolton calificó la política internacional  de inconsistente, errática y oscilante. Reveló que Trump tiene una marcada admiración por las figuras autoritarias, cuestionando las reuniones con Putin, Maduro, Kin Jong-Un, Xi Jimping, Erdogan.


Si bien Bolton es criticado, tildándoselo de oportunista y desleal  por publicar el libro en este momento, sabido es que publicaciones así  suelen tener un impacto muy importante en el ánimo de los votantes norteamericanos y, en consecuencia, impactan en el resultado electoral.
Las elecciones son el 3 de noviembre y todavía hay mucho camino por recorrer para ambos candidatos, pero este pequeño libro podría convertirse en el “el golpe de gracia” para terminar con las firmes aspiraciones de Trump de ser reelegido en su cargo en las próximas elecciones.

* Profesor de Derecho Internacional Público, Universidad de Río Negro (UNRN)


Comentarios


El golpe de gracia