El gran golpe de Belgrado

De la mano de un formidable Stepanek, los checos se transformaron en bicampeones de la Davis al doblegar por 3-2 a la Serbia del gran Nole Djokovic.



#

La República Checa logró un gran éxito al derrotar a Serbia en su fortaleza de Belgrado y transformarse en bicampeona de la Davis. Radek Stepanek ofreció el punto decisivo para ganar la final por 3-2 con una victoria de 6-3, 6-1 y 6-1 sobre el inexperto Dusan Lajovic. Horas antes Novak Djokovic había empatado momentáneamente la serie al doblegar a Tomas Berdych por 6-4, 7-6 (7-5) y 6-2. Fue la vigésimo cuarta victoria consecutiva de Nole, que no pierde desde la derrota ante Rafael Nadal del 9 de septiembre en la final del US Open. Con ventaja ahora de 15-2 en los enfrentamientos personales con Berdych, Djokovic energizó a los 17.000 espectadores en el Belgrado Arena, aunque pronto Stepanek se encargó de bajar la temperatura y el entusiasmo en la capital serbia. “Estoy indescriptiblemente feliz”, aseguró Stepanek, el héroe de la serie, tras su sencillo éxito sobre Lajovic. “Este es el momento máximo de mi carrera. Gané dos títulos de Grand Slam en dobles y fui ‘top ten’ en singles y dobles, pero esto es lo mejor”. El doblista de 34 años repitió así lo hecho un año atrás, cuando ganó en Praga el último punto en el 3-2 de la final sobre España. Así, Radek se convirtió en el primer hombre en la historia que gana el punto final de la lucha por el título en dos años consecutivos. El francés Henri Cochet y el inglés Fred Perry lo habían hecho ocho décadas atrás, pero no de manera consecutiva. Para República Checa, finalista por tercera vez en cinco años, fue la tercera “ensaladera” de su historia tras coronarse también en 1980, entonces como Checoslovaquia. “No puedo describirlo, fue completamente diferente a la primera vez. Esperamos 33 años para un segundo título, hoy (ayer) hicimos historia. Entré a jugar con confianza y me sentí bien todo el fin de semana. Mi experiencia realmente me ayudó”, insistió Stepanek. Número 117 del mundo, Lajovic fue el sustituto en la final del lesionado Janko Tipsarevic: su derrota no fue inesperada, al fin y al cabo el serbio era el jugador de peor ranking en disputar un quinto punto definitorio desde que el eslovaco Michael Mertinak, por entonces 162 del mundo, cayera ante el croata Mario Ancic en la final de 2005 en Bratislava. La victoria de un equipo visitante en una final no se daba desde 2008, cuando España derrotó a Argentina en Mar del Plata. “Esto es un sueño para nosotros, es un privilegio estar en este equipo, es algo especial”, dijo Vladimir Safarik, capitán sustituto de los checos. “No sé qué decir, es fantástico”, añadió Safarik. “Estoy realmente orgulloso del equipo, es uno de los momentos más felices de mi vida. Estoy tan orgulloso de Tomas... Novak es realmente un mago. Y Radek es un verdadero profesional”.


Comentarios


El gran golpe de Belgrado