El hospital de Bariloche no tendrá que derivar a unos 600 pacientes por estudios al Valle

Es por la incorporación del resonador abierto, que permitirá hacer los diagnósticos por imágenes en el centro hospitalario local. El director Leonardo Gil indicó que derivan a unas 50 personas por mes para que se hagan las resonancias en Cipolletti o Neuquén capital. 



El hospital Ramón Carrillo tendrá en unos 120 días el equipo que demandó una inversión de 36 millones de pesos. (Archivo)

El hospital Ramón Carrillo tendrá en unos 120 días el equipo que demandó una inversión de 36 millones de pesos. (Archivo)

El director del hospital Ramón Carrillo, Leonardo Gil, informó esta tarde de miércoles que cuando se incorpore el resonador abierto, que el gobierno provincial comprará, ya no habrá que derivar pacientes a centros privados de Cipolletti y Neuquén capital para estudios médicos.

Gil sostuvo que desde el hospital derivan unos 50 pacientes mensuales para estudios de baja complejidad a centros especializados de Cipolletti y la ciudad de Neuquén, con los que Salud Pública de la provincia tiene convenio.

Indicó a “Río Negro” que la incorporación del resonador abierto permitirá hacer esos estudios en el hospital de Bariloche y de esa forma no habrá que derivar a 600 pacientes al año aproximadamente.

El director dijo que la semana pasada se abrieron las ofertas de las empresas que se presentaron al llamado de licitación pública, que hizo el Ministerio de Salud de Río Negro para adquirir ese equipamiento.

Se trata de la licitación pública Nº26/18 que cuenta con un presupuesto de 36.000.000 millones de pesos. Las empresas Bionuclear SA, Clinicalar SA, Tecnoimagen, Gemed, Corpomedica y Philips Argentina SA presentaron ofertas.

Gil señaló que en un plazo aproximado de 120 días se prevé que el resonador abierto estará en el hospital Ramón Carrillo.

Se trata de un resonador abierto de 0,30 a 0,35 Tesla. Dijo que con ese equipo espera poder hacer los estudios del 80 por ciento de los pacientes que hoy son derivados al Valle.

Explicó que un resonador abierto “es un método complementario de diagnóstico por imágenes que te permite ver espectacularmente la anatomía humana y que se utiliza, sobre todo, con buena imagen de las partes blandas del cuerpo”.

Recordó que hoy todo lo que sea programado se deriva al Valle “trasladándose la persona y un familiar 400 kilómetros”. “Lo que es urgencia se resuelve en los sanatorios de Bariloche”, indicó en declaraciones que difundió el área de prensa del Gobierno rionegrino.

Vamos a mantener los convenios con las instituciones privadas, pero esto nos permite liberarnos de un traslado de 400 kilómetros que es una locura y la gente podrá hacerse los estudios en el hospital”, destacó.

Valoró que la inversión se amortiza “no solamente en lo económico del estudio, sino en el costo de traslado y en la dificultad que le genera al paciente que tiene que trasladarse, no trabajar ese día y movilizar familiares, porque muchas veces no van solos, y el gasto del hospital con el pago de los pasajes”.

Ambulancias

Además, informó que se incorporan para Bariloche 3 ambulancias con equipamiento de última generación “que van a estar apostadas en Dina Huapi; otra estará en una posta sanitaria entre el kilómetro 12 al 16 de la avenida Bustilla y otra en la parte del Alto, de la Circunvalación, que es donde más consultas recibe el hospital en lo cotidiano”.

Dijo que el sistema sanitario de Bariloche pasa de 2 ambulancias diarias a 4 ó 5 ambulancias. Tres del Siarme “descomprimiendo la guardia central porque los médicos de la guardia no van a tener que salir en las urgencias arriba de las ambulancias generando mejor atención”.


Temas

Hospitales

Comentarios


El hospital de Bariloche no tendrá que derivar a unos 600 pacientes por estudios al Valle