El juez puede definir hoy la situación de Fuentes

Vence el primero de los plazos para Velasco Copello.

NEUQUEN (AN).- El juez Alfredo Velasco Copello podría decidir hoy la situación de Julio Fuentes y otros tres sindicalistas presos por los incidentes ocurridos en el Instituto de Seguridad Social. Puede procesarlo y dejarlo detenido, o disponer su libertad mientras la causa prosigue rumbo al juicio oral.

En las últimas horas, el magistrado recibió toda clase de presiones pretendiendo influir sobre su decisión. Por el lado de los sindicalistas, más de 5.000 personas marcharon ayer por las calles de esta capital para clamar por la liberación de los detenidos. Asistieron dirigentes de ATE de todos el país y diputados nacionales .

Por el lado de la acusación el abogado de Gerardo Hettinger, quien fue golpeado durante los incidentes del pasado miércoles 9, le pidió al juez que dicte la prisión preventiva de los imputados aunque eso "le traerá aparejadas indeseables consecuencias. Hasta quizá algún oportunista pretenda someterlo a enjuiciamiento", le advirtió el abogado Marcelo Inaudi.

Fuentes, Horacio Fernández, Hilda Locatti y Miguel Peralta cumplieron ayer 13 días detenidos. Los acusan de "coacción agravada", porque según el fiscal Alejandro Cabral intentaron obligar a Hettinger a que renunciara como administrador del ISSN, algo que los imputados niegan.

Ayer, el juez les dijo a por lo menos tres abogados que "mañana (por hoy) voy a tratar de resolver la situación procesal". Por eso no aceptó tomar más declaraciones a testigos ofrecidos por las partes.

El miércoles, Velasco Copello estuvo trabajando hasta las once de la noche en su despacho de la calle Santiago del Estero. Y cuando salió se encontró con la desagradable sorpresa de que le habían desinflado una de las ruedas de su viejo Renault 6. Tuvo que cambiarla en una gomería de la calle Jujuy, donde le confirmaron que no estaba pinchada sino que había sido desinflada intencionalmente.

Ayer se dedicó a repasar el expediente y a redactar la resolución que muy probablemente dé a conocer hoy. Cualquiera sea su decisión, las partes que no estén de acuerdo (sea el fiscal, los querellantes o los defensores) pueden apelarla.

Por la mañana, el magistrado recibió un escrito de Inaudi, quien representa a Hettinger. "Le requiero el dictado del pertinente auto de procesamiento y prisión preventiva de los imputados", dice el encabezamiento de la nota, a la que accedió este diario.

Según Inaudi, está plenamente acreditado que Fuentes y los otros detenidos participaron de la marcha con el objetivo de "exigir la renuncia y el alejamiento del cargo de Hettinger". Añadió que "sin mediar palabra lo sometieron a un brutal castigo físico", y que luego "por expresa indicación de Fuentes y Fernández, la comitiva se retiró del lugar".

El abogado admite que "no existe una sola circunstancia que indique que Fuentes haya participado activamente, ejerciendo violencia física ni verbal sobre la víctima", pero "ninguna duda cabe, era quien dirigía, quien decidía, y tenía con exclusividad el dominio funcional de los hechos y el poder para hacer desistir de sus acciones a los autores materiales".

Los defensores discrepan con este análisis. Según vienen repitiendo, el delito de "coacción agravada" no se cometió.

"Jurídicamente es insostenible, la propia víctima dice que no sabe por qué le pegaron o qué querían quienes lo agredieron", dijo uno de los integrantes del equipo de defensores de los gremialistas.

Agregó que "fue un incidente espontáneo, imposible de dirigir. Es absurdo pretender que Fuentes tenía capacidad para mandar a la gente a hacer algo o para ordenarles que dejen de hacerlo".

En voz baja, los abogados de los sindicalistas admiten que el secretario general de ATE y la CTA no saldrá sobreseído. Pero imaginan que Velasco Copello le aplicará una figura penal más leve y lo acusará de ser partícipe secundario, lo cual abriría de inmediato la puerta de su celda.

Hasta especulan que la causa no llegará nunca a juicio oral, porque en el peor de los casos pedirán para él una probation, es decir, la suspensión del juicio a cambio de realizar tareas comunitarias.

Si Velasco Copello llegara a definir que el día de los incidentes en el ISSN no se cometió coacción agravada, también beneficiará a los siete sindicalistas que están prófugos con pedido de captura.

Se trata de César Sagredo, Ricardo Pérez, Patricia Quilapán, Miguel Sánchez, Guillermo Tejo, Alejandra Barragán y Juan Castillo. Con una resolución de ese tipo, podrían presentarse a la justicia sin temor de que los encarcelen.

Masiva marcha para liberar a los detenidos

NEUQUEN (AN).- Las calles del centro de esta capital cobijaron el reclamo de más de 5.000 personas que se movilizaron pacíficamente para exigir la liberación de los dirigentes gremiales, Hilda Locatti, Miguel Peralta, Horacio Fernández y del secretario general de los estatales neuquinos y de la CTA, Julio Fuentes, detenidos desde el pasado viernes 11.

La manifestación fue organizada por los gremios estatales alineados en la CTA, pero recibió el respaldo de organizaciones sociales y sindicales de Neuquén y Río Negro, y de un amplio abanico de sectores políticos.

De la protesta también participaron la secretaria adjunta de la CTA y titular del gremio docente nacional (Ctera), Marta Maffei, que arribó a esta capital junto a los diputados nacionales, Ariel Basteiro por el ARI y los justicialistas Franco Caviglia y Gabriel Romero, aunque estaban invitados varios legisladores y referentes de otras agrupaciones, que no llegaron a esta capital -entre ellos Patricia Walsh, Luis Zamora, Saúl Ubaldini-.

Los representantes de ATE de distintas provincias, con el secretario general de esa organización en el nivel nacional, Juan González, encabezaron la marcha.

Sobre el asfalto, los manifestantes presionaron para revertir la situación procesal de los gremialistas detenidos tras los sucesivos traspiés en el ámbito judicial, que hasta ahora le ha negado la excarcelación (ver aparte).

Cuestionaron el accionar del juez Alejandro Velasco Copello, quien tiene en sus manos la causa en contra de los gremialistas, y responsabilizaron al gobernador Jorge Sobisch de presionar al Poder Judicial para impedir la liberación de los sindicalistas que ayer cumplieron 13 días detenidos.

En contra de Fuentes, Hilda Locatti, Horacio Fernández y Miguel Peralta pesa, entre otros, el delito de coacción agravada después de los incidentes y la golpiza al administrador del Instituto de Seguridad Social del Neuquén, Gerardo Hettinger y otros funcionarios de la entidad, ocurrida el 9 de este mes.

A la cabeza de la columna se apostaron los familiares de los detenidos que irrumpieron minutos antes del mediodía en la céntrica avenida Argentina al son de bombos y redoblantes.

La movilización salió desde el monumento al general San Martín -donde por los altoparlantes se juzgaba negativamente la nominación de Juan Angiorama como ternado para el Tribunal de Justicia- en dirección hacia la comisaría Segunda donde se encuentran alojados Fuentes y Fernández. Una vez que arribaron a la dependencia policial, la columna detuvo la marcha por unos minutos para alzar la voz a favor de los gremialistas, pero retomaron el paso de inmediato sin que se registraran incidentes.

Luego, los manifestantes enfilaron hacia la calle Santiago del Estero donde funciona el juzgado de Velasco Copello. Llegaron en menos de 15 minutos. Allí, los familiares de los detenidos entregaron 25.000 firmas recolectadas en los últimos días para solicitar la liberación de los sindicalistas, mientras los manifestantes se agolpaban en las inmediaciones del edificio.

Después de cumplimentar el trámite, la columna avanzó hasta Casa de Gobierno donde finalizó el recorrido y se concretó el acto central con una extensa lista de oradores, que cerraron cerca de las 14 la jornada de protesta.


Comentarios


El juez puede definir hoy la situación de Fuentes