“El neoliberalismo no solo afectó bolsillos, también moldeó el espíritu de la gente”

Entrevista con Susana Graciela Landriscini (economista y diputada nacional)



El papel protagónico de las mujeres en cada ámbito de la vida social, es cada vez más visible y necesario. También en el ámbito de la política y la economía. Susana Landriscini es una mujer cipoleña, economista, investigadora, catedrática, y hoy Diputada Nacional por Río Negro. Su extensa trayectoria y su historia de vida, la convierten en una voz más que autorizada al momento de hablar de la lucha de las mujeres por abrirse espacio exitosamente en escenarios históricamente dominados por los hombres.

PREGUNTA: ¿Qué reflexión le merece el rol social y económico de la mujer en la actualidad?
RESPUESTA: El muy complejo, por la multiplicidad de cosas que implica la participación y el trabajo para una mujer. Miles de mujeres llevan cabo sus tareas, y al mismo tiempo son madres, hijas, cuidan familia. Por ello es tan importante discutir y legislar respecto a las tareas sociales de “cuidado” de las que tanto estamos hablando hoy. En mi caso, puedo describirme como un “muestreo” respecto a estas cosas, porque toda mi vida trabajé, estudié, crié a mis hijos, más tarde me divorcié, y también cuidé a mis padres.

P: ¿Cómo comenzó su inserción en el ámbito de la política?
R: Yo participé en política desde los 18 años, en la política universitaria como parte del Centro de Estudiantes de la Facultad de Economía en la Universidad Nacional del Sur, en Bahía Blanca, corría el año 1973. Ya en ese entonces, a la salida de la dictadura de Onganía, Levingston, Lanusse, era difícil participar, pero al mismo tiempo era una época de mucha participación estudiantil. Fue un tiempo muy particular, porque luchábamos por la reforma en los planes de estudio para incluir lo que hoy conocemos como una mirada más heterodoxa, frente a la formación ortodoxa tradicional, el mainstream liberal, hoy llamado ‘neoliberal’. En ese mismo momento era el esplendor de la Escuela de Chicago en EEUU y su experimento en Chile desde 1973, de lo cual tenemos hoy las consecuencias a la vista: crecimiento con desigualdad. Nuestra discusión académica era ‘de qué forma distribuir el crecimiento latinoamericano en mejoras laborales, salariales o habitacionales’.

P: Mirando hacia atrás ¿Cuál cree que es el resultado de la experiencia neoliberal en Argentina?
R: El neoliberalismo no solo afectó bolsillos. El neoliberalismo ha afectado espíritus. Ha moldeado otras formas de pensamiento más individualistas. Cada uno piensa en sí mismo y se debilita la cohesión colectiva. Aldo Ferrer lo definió muy inteligentemente como “la falta de ‘densidad’ nacional” para generar un proyecto y creer que nos puede sacar adelante.

No se trata del viejo estado intervencionista que aplica políticas “top down”, es decir ‘de arriba hacia abajo’. La centralidad del estado es hoy la promoción de la participación desde abajo hacia arriba.

P: ¿Es optimista hacia el futuro?
R: Yo tengo mucha confianza en nuestra capacidad de ayudar a sancionar los instrumentos legislativos necesarios para la formulación y ejecución de nuevas políticas, que recuperen la centralidad del estado, y la centralidad de la producción y el trabajo por encima de las finanzas, la especulación y la fuga de divisas. Medidas que nos permitan recomponer la confianza en invertir en Argentina. Cuando poner los fondos en un plazo fijo o comprar divisas deja de ser rentable, surge la oportunidad de invertir en sectores como la construcción, o en pequeñas colocaciones que acompañen las actividades productivas o de servicios. Un ejemplo concreto es la inminente sanción de la Ley de Hidrocarburos que en estos días será girada al Congreso, y que pone el foco en la industrialización, en el aporte de la ciencia y la tecnología, y en el empleo calificado.

P: Se discute mucho sobre este punto ¿a que refiere con la centralidad del estado?
R: En el escenario actual es clave la promoción de la participación social. No se trata del viejo estado intervencionista que aplica políticas “top down”, es decir ‘de arriba hacia abajo’. La centralidad del estado es hoy la promoción de la participación desde abajo hacia arriba. Por ese motivo la integración de agrupaciones sociales, o de género, las expresiones de la cultura y de la comunicación, es tan significativa.

P: ¿Es posible recuperar la industria?
R: Tengo confianza en que aunque sea lentamente, se irá recuperando el uso de la capacidad instalada en la industria. Los dineros que se están volcando al bolsillo de la gente de menores recursos, aunque no se trate de montos muy elevados, van directo al mercado interno, es decir a los productores, oferentes y comerciantes de mayor proximidad. Por eso es tan importante la distribución. Porque los sectores de mayores ingresos, destinan los excedentes a bienes tecnológicos que incluyen componentes importados, o a viajes al exterior que implican salidas de divisas. La restricción externa es histórica y estructural, pero se ha agravado notablemente en los últimos 4 años, y más aún en los últimos 2.

P: ¿Que visión tiene respecto a la inflación?
R: No hay dudas de que la inflación tiene un componente monetaria. Pero en nuestros países en América Latina, la historia nos demuestra que hay raíces estructurales que tienen que ver con que la oferta de productos e insumos básicos no aumenta al mismo ritmo que lo requiere la demanda para la industria, y que la inflación es un fenómeno multicausal. Hoy la inflación cae levemente a raíz de la caída en la demanda, porque además se congelaron las tarifas, se congelaron los combustibles, y el dólar está quieto. Pero estamos preocupados porque la suba de precios persiste en los alimentos. En este sentido es inocultable la histórica concentración que existe en la oferta de bienes básicos, que les otorga un poder diferencial en la formación de precios.

PERFIL: Susana Graciela Landriscini

Susana Landriscini es Licenciada en Economía (Universidad del Sur).
Entre sus pergaminos académicos se cuenta Especialización en Pymes y desarrollos regionales, Maestría en Gestión Ambiental del Desarrollo Urbano, Doctorado en Innovación y Territorio, y es además Profesora de Inglés.
Como parte de su larga trayectoria académica, fue Decana de la Facultad de Economía de la UnCo entre 2002 y 2006. En la actualidad es Diputada Nacional por Río Negro.


Comentarios


“El neoliberalismo no solo afectó bolsillos, también moldeó el espíritu de la gente”