El papa pide en Cuba no resistirse al cambio

Exaltó, en el interior del país, la labor de la Iglesia en un Estado por décadas ateo.

AP

El papa Francisco llamó ayer a superar la resistencia al cambio, no temer ser políticamente incorrectos y criticó el “uso” de las personas, en el inicio del segundo tramo de su viaje a Cuba con una misa campal en la provincia oriental de Holguín.

El pontífice congregó a unas 150.000 personas, según el Vaticano, y luego viajó a Santiago, la segunda mayor ciudad de Cuba, donde cerró la jornada con una visita al santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, a quien le llevó un ramo de flores y le rezó por varios minutos.

El papa hizo una exaltación de la Iglesia Católica de este país, que por décadas fue oficialmente ateo.

“Sé con qué esfuerzo y sacrificio la Iglesia en Cuba trabaja para llevar a todos, aún en los sitios más apartados, la presencia de Cristo”, dijo el papa argentino en una misa campal en la Plaza de la Revolución Calixto García de Holguín.

Francisco elogió especialmente, en presencia del presidente Raúl Castro, las “llamadas ‘casas de misión’, ante la escasez de templos y de sacerdotes, que permiten a tantas personas poder tener su espacio de oración, de escucha de la Palabra (de Dios), de catequesis y de vida en comunidad”.

En esta isla de mestizaje y sincretismo religioso (cristianismo y cultos africanos), Fidel Castro impuso el ateísmo en la Constitución, pero en 1992 Cuba pasó a ser país laico y ya no hay discriminación contra los creyentes.

Tras estar enfrentada al gobierno comunista por la revolución de 1959, en los últimos años la Iglesia ha recuperado espacio en la sociedad cubana y se convirtió en interlocutor privilegiado del gobierno de Raúl Castro, quien sucedió a su hermano enfermo Fidel en 2006.

Sin embargo, en Cuba todavía la mitad de los curas católicos son extranjeros y escasean los templos.

Bajo un calor sofocante, el papa subió en automóvil a la cima de la Loma de la Cruz, para desde allí bendecir a Holguín.

En la colina de 260 metros de altura está ubicada una cruz de cinco metros, erigida en 1790.

“¡Que el Espíritu Santo descienda sobre todos ustedes y sobre toda la ciudad!”, rogó el papa argentino, invocando protección para “las familias, los niños y los jóvenes, los enfermos y de todos los que sufren”.

Holguín es también la región de la isla en donde desembarcó Cristóbal Colón en 1492, y fue en una bahía de esa provincia donde supuestamente apareció en 1612 la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre.

En la tarde, Francisco voló a Santiago.

El papa, que medió secretamente para facilitar el restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, enemigos durante la Guerra Fría, es reconocido por los cubanos como la figura que puede acelerar aún más el acercamiento.

“Francisco es el misionero que ahora va para Estados Unidos y quiere unificar a los dos pueblos”, declaró Carlos Berejano, de la provincia de Granma, vecina de Holguín. (AFP)

En la Loma de la Cruz, el pontífice argentino bendijo a los cubanos.

La gira del Papa


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora