El presidente del Central, entre las víctimas del asalto a un restaurante

BUENOS AIRES (Télam/DyN)- Tres ladrones armados con ametralladoras y una granada asaltaron un restaurante del barrio de Palermo donde cenaba el presidente del BCRA, Alfonso Prat Gay, a quien le robaron 140 pesos, y huyeron luego de apoderarse de las pertenencias de decenas de comensales y el dinero de la recaudación.

Uno de los ladrones se hizo pasar por cliente y estaba sentado en una mesa del local cuando comenzó el robo, mientras que otro tenía en sus manos una pistola ametralladora y una granada, con la que amenazó con «hacer volar» el lugar si los presentes no obedecían sus órdenes.

Además, antes de huir, la banda dejó abandonada abajo de una mesa del restaurante una gorra de la policía bonaerense, añadieron los voceros.

Fuentes allegadas a Prat Gay, confirmaron que él fue una de las víctimas del asalto -ya que le robaron 140 pesos de la billetera-, al igual que el vicepresidente de esa institución, Pedro Lacoste.

El episodio ocurrió antenoche, pasadas las 22.45, en el restaurante «Rivadavia», situado en Sánchez de Bustamante 2616, casi avenida Las Heras, donde había decenas de comensales.

Los voceros informaron que todo comenzó cuando un hombre que estaba cenando en el restaurante sorpresivamente se paró y con un arma amenazó a todos los presentes, tras lo cual otras dos personas armadas entraron al local.

Según comentaron en declaraciones radiales víctimas del robo, al parecer había dos autos con más delincuentes afuera del local, ya que se escuchaban bocinazos y ruidos dirigidos a los asaltantes que estaban en el interior.

Esas víctimas, al igual que los allegados a Prat Gay, dijeron que los delincuentes actuaron con «total tranquilidad» y que en ningún momento apuntaron a sus víctimas.

Los allegados al presidente del BCRA resaltaron la «suerte» de que no se hallara en el lugar la custodia de Prat Gay, ya que, dijeron, «se podría haber generado una situación peor».

Los integrantes de la banda dividieron sus tareas: mientras uno vigilaba el salón, otro robaba el dinero y las pertenencias, mientras que el tercero guardaba todo en un bolso de mano. Tras apoderarse de los valores, los delincuentes escaparon en un Peugeot 505 robado a uno de los clientes.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora