El presidente no se va y tilda de "irresponsable" a la huelga

Dijo que la medida "no tiene justificación alguna"



Caracas (EFE).- El presidente venezolano, Hugo Chávez, calificó ayer de "irresponsabilísimo" el llamado a huelga general indefinida de la alianza sindical y patronal que exige su renuncia al cargo, y llamó a la oposición a la "seriedad y racionalidad".

Chávez reiteró en un mensaje radiotelevisado a la nación que "no tiene problema" en abandonar el gobierno si pierde en un referéndum consultivo sobre su permanencia al frente del Ejecutivo.

El mensaje de Chávez, su primera aparición en público en 48 horas, presentó irregulares problemas de transmisión y de audio, posiblemente debidos a sabotajes. Al tiempo que Chávez se dirigía a la nación, las manifestaciones de "chavistas" y opositores se enfrentaban en las cercanías del palacio presidencial de Miraflores

También durante su discurso Chávez ordenó la interrupción de las señales de principales cadenas privadas de televisión que optaron por dividir sus pantallas y mostrar en una mitad el discurso del presidente y en la otra las imágenes de los actos violentos.Chávez recordó que el Estado otorga las concesiones a las televisiones, que están obligadas por la ley de telecomunicaciones a transmitir de forma conjunta con el canal estatal las informaciones emanadas del gobierno.

Chávez calificó de "provocación descarada e inhumana" de las cúpulas sindical y patronal el conducir la multitudinaria marcha que encabezaron este día para pedirle la renuncia hasta la sede del gobierno, a sabiendas de que a sus puertas se instaló, como es habitual, una gran masa de defensores de la "revolución".

La multitudinaria marcha convocada por la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y la patronal Fedecámaras, tenía establecido, en principio, recorrer el este de Caracas para terminar en una sede de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), pero una vez concluido el recorrido, sus líderes decidieron conducirla hasta el Palacio de gobierno.

Chávez dijo que la huelga general fue convocada "sin ninguna justificación" válida, como el reclamo de mejoras salariales, sino que la inspiró sólo "el deseo irracional" de la oposición de desalojarlo por la fuerza del gobierno.

Reiteró que la convocatoria a paro general "fracasó" en las dos jornadas previas, porque el transporte público, incluido el Metro de Caracas, la administración pública y las empresas básicas "sí trabajaron". El presiente reconoció que "hay sectores privados que cerraron sus puertas, le negaron a los trabajadores su derechos a trabajar, se pararon por voluntad propia", y puso como ejemplo que "estuvo cerrada" la importante zona industrial de Maracay, centro-norte del país.

"La situación está controlada (en el país) y estamos seguro que no evolucionará sino hacia la recuperación de la calma plena", e hizo un "llamado" a los trabajadores y empresarios que están en huelga indefinida a reincorporarse a sus labores.

La Iglesia reclama paz y tolerancia

Caracas (EFE).- La Iglesia Católica abogó ayer por el restablecimiento general de la paz y la tolerancia en vista de la "fractura" que sufre la sociedad venezolana y que es contraria a su "cultura democrática".

"Estamos viviendo la crisis político social más fuerte de los últimos años. Hay una quiebra de la vida en sociedad, una escalada de la intolerancia, una fractura de la verdad que afectan gravemente la gobernabilidad, la dinámica productiva y la salud moral", dijo José Luis Azuaje, secretario general de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV). "La CEV ha querido pronunciarse en este momento de mucha intranquilidad y queremos que estas palabras sean parte del compromiso de toda la Iglesia por una convivencia en paz y libertad", señaló Azuaje.

La nota de los obispos califican de "crucial" el momento histórico actual y señaló que cualquier salida tiene que pasar por el "respeto de los derechos humanos y la concordia en todos los ciudadanos". La CEV recuerda que la lucha ideológica es legítima pero debe desarrollarse al margen de cualquier clima de "irracionalidad y violencia" que nada tienen que ver con "la arraigada herencia democrática de nuestra sociedad".


Comentarios


El presidente no se va y tilda de "irresponsable" a la huelga