El regalo

Alonso tiene la suerte del campeón. Raikkonen punteó toda la prueba, pero su auto perdió una rueda en la última vuelta. Ganó el español.



¿Suerte de campeón? Fernando Alonso capitalizó la mala suerte de Kimi Raikkonen, quien perdió la rueda delantera a una vuelta del final, y se quedó con el Gran Premio de Europa que se disputó ayer en Nürburgring. El español sumó su cuarta victoria en el Mundial, la quinta de su campaña, y estiró aún más su distancia al frente del certamen. El piloto de Renault superó por más de 16 segundos al alemán Nick Heidfeld y por más de 18 al brasileño Rubens Barrichello. “Nos acompañó bastante la suerte, pero también hicimos una gran prueba”, declaró Alonso después de celebrar en lo más alto del podio. Raikkonen asumió el liderazgo de la prueba luego de desplazar a Heidfeld al inicio y todo pareció encaminarse para su tercer triunfo en fila con su McLaren. El finlandés lideró durante la mayor parte de la competencia, cediendo el primer puesto a Alonso y Heidfeld en un par de entradas a los boxes. A diez vueltas del final, le ganaba con cinco segundos de diferencia a Alonso. Pero la rueda delantera derecha de su McLaren empezó a gastarse y el español logró acercarse. Cuando faltaban cinco giros, la diferencia era de algo más de cuatro segundos y mermando. Al ingresar en la última vuelta, Raikkonen apenas tenía un segundo y medio, el neumático finalmente se desprendió, saliéndose de pista poco antes de la primera curva. Al final de cuentas, acabó undécimo. El escocés David Coulthard quedó cuarto con su Red Bull, mientras que Michael Schumacher llegó quinto en la otra Ferrari. Fue apenas el segundo mejor resultado del séptuple campeón en el actual Mundial. Schumacher encabezó el año último un doblete de Ferrari. El alemán había ganado cinco veces el GP de Europa, una en Jerez, y cuatro en Nürburgring, y triunfó en tres de las últimas cuatro ediciones. Aún sorprendido por su victoria, Alonso reconoció que lo que que le pasó ayer es una prueba de que Renault sigue estando fuerte y peleará con toda seguridad por el título. “Después de Mónaco, la moral estaba bastante baja, pero demostramos que podemos reaccionar. El rendimiento muestra que todavía somos líderes”, señaló. Luego agregó que “tuvimos suerte. Pero también la buscamos, porque presionamos a Raikkonen y le obligamos a forzar la situación, hasta que todo se fue al carajo”. El español estuvo sin duda aliado con la suerte, ya que al margen de encontrarse con un triunfo que parecía complicado unas vueltas antes del final, su auto salió ileso de un golpe de atrás de Ralf Schumacher en la primera curva. “Pensé que el auto podría estar dañado y tendría que abandonar”. confesó. Con el triunfo, el piloto de Renault cortó una peligrosa racha ascendente de McLaren, que parecía el equipo más competitivo en las últimas semanas, en las que Raikkonen se impuso en Barcelona y Mónaco. Entre un nuevo triunfo del “príncipe” asturiano y otra decepción del “rey” Schumacher, el Mundial de Fórmula 1 parece tener acento español.

EL DATO 42 Los puntos que Fernando Alonso le sacó a Michael Schumacher en el Mundial de Fórmula 1. El asturiano ganó en cuatro ocasiones y se encamina al título.  


Comentarios


El regalo