El sí o no a la división se debate en cada esquina

Es el tema de conversación obligado en el balneario Las Grutas, más que la futura temporada. Hay acusaciones cruzadas y hasta llegan a las agresiones por las redes sociales.

Archivo

LAS GRUTAS (ASA).- Acusaciones cruzadas. Planteos que van y vienen a través de comunicados, palabras que muchas veces suman agresión. Olvido total del respeto a la investidura de los representantes, que a su vez, desde la política, fogonean el conflicto. Ese es el clima que viven los vecinos tanto en este balneario como en San Antonio, desde que el proyecto de escindir esta villa del resto del ejido se convirtió en una posibilidad cierta, y en un tema importante dentro de la agenda política. De un lado están los municipalizadores, que acuerdan con la división territorial. Del otro, los integradores, que están en contra. Y en el medio los que se manifiestan neutrales o no salen a expresar públicamente sus posturas. Pero, a medida que el tema va tomando cuerpo se ven obligados a aclarar su posición, para no recibir críticas directas o solapadas de uno u otro sector. Ese es el escenario –a veces complejo– que a diario transitan los que habitan en alguno de los sectores de la localidad. Por momentos el asunto roza los extremos, y del debate y el intercambio de ideas se pasa al ataque o a la difamación. A través de los comunicados y las gacetillas de prensa, los municipalizadores cuestionan la metodología utilizada por los integradores hablando de “falta de ética” y de que “no permiten al vecino disentir”. Pero a su vez, los integradores responden acusándolos de “querer reprimir nuestro derecho al reclamo”, y de “aumentar la brecha que han generado en toda una comunidad”. La política, en el centro Los políticos no se quedan afuera de este clima, y son los que reciben las críticas más dura. Así, por caso, en la reunión que los integradores promovieron en el Concejo Deliberante, tras la sesión de la Legislatura provincial en la que el proyecto de ley que crea el municipio de Las Grutas se aprobó sobre tablas, varios vecinos propusieron que la legisladora Marilin Gemignani (que es autora de la iniciativa) fuera declarada ciudadana no grata. Como principal referente de los municipalizadores, Gemignani es el blanco de muchos ataques de los que se oponen a la idea. En la vereda opuesta la situación es igual. Allí está el intendente Javier Iud, que es la cara visible de la negativa a dividir el ejido, y por eso se convirtió en el centro de las críticas de los municipalizadores. En un comunicado reciente, desde ese grupo expresaron que el jefe comunal “ostenta un marcado abuso de poder” y que con “sus repetidos agravios y acciones tiranas” tiene “manifestaciones amenazantes” para “todo aquel que no acuerde con su postura”. En las redes sociales el tema es más virulento aún, y los planteos se convierten directamente en insultos o chicanas, amparadas muchas veces en el poder que da el anonimato (ver aparte). Mientras tanto, sin fecha cierta para el tratamiento del proyecto de ley en segunda vuelta, el panorama se complica cada vez más, con presentaciones ante la Justicia y acciones que buscan visibilizar el respaldo o el rechazo que la segregación genera entre los habitantes del ejido, que son los que se ven afectados por estas febriles alternativas.

El tema del momento: la escisión del balneario copa vidrieras, conversaciones entre vecinos y peleas.

Municipalización de Las Grutas


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios