El tope de 3.100 pesos afectará a unos 250 pasivos

Anses no bajará salarios a menores de 60 años pero limitará los haberes. La provincia acepta ese techo pero ya se desligó de los riesgos legales. Buen avance para pasar a Nación los 1.069 últimos retirados.



VIEDMA (AV)- La aplicación de la Anses de un techo de 3.100 pesos en las jubilaciones perjudicará a unos 250 pasivos rionegrinos. En una propuesta ya entregada al organismo previsional, el gobierno provincial formalizó que no objetaría ese límite, pero advirtió que la responsabilidad jurídica será del Estado nacional.

Ese recorte fue planteado por el interventor de la Anses, Rodolfo Campero al recibir el martes último al gobernador Pablo Verani, quien será uno de los afectados por ese límite previsional. En algunos casos, el tope de 3.100 pesos establecerá una quita superior al 50 %, especialmente en pasivos judiciales y legislativos. Por eso el gobierno rionegrino se desligó de la responsabilidad legal en la respuesta planteada a la Anses.

Por otra parte, el mandatario logró un compromiso para excluir a los jubilados rionegrinos menores de 60 años de la quita prevista en el decreto 108, salvo una docena de jubilaciones extraordinarias (Capítulo XI) con beneficios sin aportes totales a los años previstos. Además, Verani y Campero avanzaron en la transferencia de los 1.069 retiros que actualmente administra la provincia, con una cesión progresiva de los costos y las responsabilidades previsionales al organismo previsional. La negociación está encuadrada en el traspaso de los retirados, a partir de que los beneficiarios cumplan con los 55 años. 308 pasivos ya estarían en condiciones de incorporarse al régimen jubilatorio nacional (ver aparte).

El régimen nacional establece actualmente quitas progresivas a partir de los 3.100 pesos. Pero Campero adelantó a Verani que la reforma ahora planteada limitará -por todo concepto- la jubilación máxima a ese monto neto.

También partícipe en el encuentro, el ministro Gustavo Martínez reconoció que la provincia no objetaría ese techo previsional, porque se trataría una decisión general y, además, planteó que respondería a un criterio de solidaridad. En un acta propuesta, Río Negro después formalizó ese acompañamiento con un total apartamiento de la responsabilidad legal.

El listado de beneficiarios de Río Negro que estarán afectados ronda los 250 pasivos. Un grupo de jubilados de la Justicia surgen como los más perjudicados. Entre ellos, Raúl Osvaldo Bruno, con 7.520 pesos y Juan Zalesky, con 7.188 pesos, según haberes brutos registrados en un informe del año pasado publicado por la Procuración General. También, se advierten altas retenciones en otros pasivos judiciales, como Nelson Pearson (6.375 pesos), José Tevez (5.908 pesos) y Néstor Falugi (4.693 pesos).

El propio gobernador se constituirá en un perjudicado por esa quita. Verani registra un haber bruto de 4.267,30, que mantiene aunque en el primer año de gestión resolvió no cobrar la remuneración como mandatario.

Entre los ex legisladores, los afectados serían Remigio Romera (5.331,03 pesos), Mario Zecca (5.088 pesos), Jorge Carrasco (4.979 pesos), Osvaldo Centeno (4.967 pesos), Adalberto Caldelari (4.829 pesos), Jorge Cejas (3.984 pesos), Hugo Lastra (3.955,55 pesos), Miguel Ciliberto (3.889 pesos) y Jorge López Alfonsin (con 3.789 pesos).

Entre otros, el recorte también alcanzará al concejal de Viedma, Jacobo Abrameto, que actualmente percibe una jubilación bruta de 3.907,31 pesos.

La negociación por el traspaso de 1.069 retirados

Río Negro entregó a la Anses un informe que plantea alternativas en la cesión de los retirados del decreto 7/97.

El padrón actual alcanza los 1.069 beneficiarios, con un promedio de 53 años y un monto bruto de 647 mil pesos por mes, considerando asignaciones familiares.

En principio la negociación está planteada en que la administración y el pago operativo de los retirados pase a la Nación, que descontará el correspondiente desembolso de la coparticipación federal de Río Negro.

La segunda parte en análisis está centrada en que la Anses incorpore al régimen previsional a los retirados que cumplan los 55 años, según preveía el artículo 23 del Acuerdo de Transferencia de la Caja de Previsión, firmado en 1996. Actualmente, 308 beneficiarios tienen más de esa edad y constituyen un costo previsional de 150 mil pesos mensuales, es decir, casi el 25 % del total de la masa de los retirados.

La inclusión en el padrón nacional de los pasivos abre otro debate: la Nación pretende que la provincia afronte el pago de los aportes de los años pendientes hasta el cumplimiento de la edad jubilatoria. En principio, Río Negro se niega a ese aporte, aunque existe un caso similar: Catamarca logró un crédito del BID para cubrir ese compromiso reclamado por la Anses.

Por su parte, los beneficiarios con más de 55 años suman 767 pasivos, que representan una masa bruta de 448 mil pesos.

La semana próxima, técnicos de Río Negro y de la Anses retomarán esa negociación para intentar que la Nación en los próximos meses comience a administrar los 1.069 últimos retiros previsionales de la provincia. (AV).

La negociación por el traspaso de 1.069 retirados

El diputado nacional Miguel Pichetto presentó un proyecto de ley para dejar -formalmente- sin efecto la reducción de haberes a los jubilados de Río Negro menores de 60 años.

La iniciativa pretende ratificar la exclusión de los pasivos rionegrinos de la reducción, cuyo compromiso político ya logró el gobierno provincial. El proyecto -agregó- procura otorgar entonces certidumbre porque recordó que hubo un anuncio igual del gobierno nacional el año pasado, pero un decre-to posterior insistió en la disminución previsional.

Asimismo, Pichetto expuso su desacuerdo con establecer topes porque “en materia previsional no corresponde ningún descuento. El jubilado no tiene porqué sufrir ningún descuento en sus haberes, si son proporcionales a sus aportes y su carrera”.

El legislador insistió en que Río Negro “tiene un sistema previsional especial pero no se puede comparar con un sistema de privilegio. En cualquier descuento que se aplique se afectan derechos adquiridos y abre camino al reclamo judicial”.

Finalmente, Pichetto afirmó que “es importante que el gobierno provincial de Verani cierre definitivamente con el gobierno nacional la cuestión de los jubilados rionegrinos. Y que no se reiteren desde el gobierno nacional, las amenazas de decretos con descuentos de haberes a menores 60 años del sistema previsional, pues esto provoca en los jubilados de nuestra provincia una gran angustia e incertidumbre con respecto a su vida y el futuro”. (AV)


Comentarios


El tope de 3.100 pesos afectará a unos 250 pasivos