El tránsito neuquino sigue siendo un caos

Se implementaron sucesivos cambios, pero sin resultados hasta el momento.



#

Una postal cotidiana: estacionar en doble fila. De las 35.000 multas aplicadas, casi 28.000 fueron por esta falta.Foto:Leonardo Petricio

MUNICIPALES

NEUQUÉN (AN).- Durante los tres últimos años de gestión del intendente Horacio Quiroga se decidieron una serie de medidas con el objetivo contrarrestar el caos que es el transito vehicular en la ciudad, pero no han dado resultado.

Se cambió de sentido de mano de un centenar de calles, se semaforizó con sistema de monitoreo inteligente otro centenar de esquinas peligrosas, se habilitó la onda verde en las troncales, se abrieron nuevos cruces y se incrementaron los inspectores y sanciones por faltas a las normas de seguridad vial.

Todo esto con el objetivo de ordenar el tránsito, pero nada es suficiente ya que transitar por esta ciudad continúa siendo un dolor de cabeza para los automovilistas y peatones.

Desde la dirección de tránsito reconocieron que “es complicada la problemática” en una ciudad que creció en los últimos años tan vertiginosamente.

Un punto crítico es que circulan por día 80.000 autos, otros tantos se suman desde las localidades aledañas.

Calles angostas o de difícil acceso, el transporte público abarcando un carril en avenidas y troncales, le suman un ingrediente de complicación más a la ya saturada circulación vehicular.

La insistencia a estacionar en doble fila, las maniobras peligrosas para sobrepasar otros automóviles y mantener una velocidad que supera la máxima permitida en zona urbana y las motocicletas que emprenden una carrera de obstáculos para evitar frenar en los semáforos en rojo, completan un panorama crítico de complicada resolución.

Desde la gestión de Quiroga se incrementaron los controles de tránsito y la cantidad de inspectores en las calles y regresó la grúa municipal.

Nada alcanza hasta el momento. “Es muy complicado trabajar en esta problemática. Se están haciendo muchos esfuerzos e implementando cambios que permitan descongestionar calles saturadas y mejorar la fluidez vehicular. Pero esto es además una cuestión cultural, la gente sigue sin respetar las normas de tránsito”, comentó Francisco Sánchez, subsecretario de Coordinación del municipio.

Para el funcionario la gente no comprende que un auto estacionado en doble fila o en una reserva de transporte público obstaculiza mucho la circulación.

Desde enero a noviembre se labraron 35.379 infracciones, de las cuales 27.949 fueron precisamente por esta problemática: estacionar en lugares indebidos. El estacionamiento medido hasta el momento no logró la rotación de autos, sus principal objetivo.


Comentarios


El tránsito neuquino sigue siendo un caos