Emilio Peroni, un profeta en su tierra

El pianista cipoleño vuelve a tocar para el público valletano junto con Marcelo Alvarez en Neuquén



CIPOLLETTI (AC).- Con otro importante premio en su haber, ya acostumbrado a este tipo de distinciones académico-musicales, el pianista Emilio Peroni (24), un embajador de la cultura regional, se presentará una vez más para deleite del público del Alto Valle, ahora junto con Marcelo Alvarez, un afiatado ejecutor de flauta traversa.

Será hoy, en la Casa del Coro de Neuquén -Independencia 1800- desde las 21, con un concierto donde encararán temas de compositores brasileños y argentinos.

Con la humildad que lo caracteriza -no muy propia de los que cargan pergaminos y generalmente los quieren mostrar a cada rato- Emilio Peroni comentó que en los primeros días de agosto pasado participó del “V Concurso Pau Casals”, organizado por el Centro Catalán de Rosario.

Y lo ganó, fiel a su estilo forjado en constante perfeccionamiento, aquí y en el extranjero, incluyendo estudios y presentaciones en el Teatro Colón, una de las salas de mayor rango del mundo, donde también triunfó en el Concurso Drago Mitre consistente en una beca que a través de la Academia Nacional de Bellas que le posibilitó ganarse un lugar nada menos que en Italia, cuna musical por excelencia.

El nuevo premio de Peroni le abrió un viaje a Barcelona, con un mes de estudios intensivos, aparte de un concierto en la capital de Cataluña, y otro en Rosario.

Alvarez está a la altura de las circunstancias, y con Peroni garantiza para hoy una jornada de excepción. Oriundo de Roca estudió con Jorge Fonseca y Jorge De La Vega. Hasta el año pasado se desempeñó como flauta solista de la Orquesta de Cámara de Río Negro y del Quinteto de Vientos Patagonia con la dirección de Ljerko Spiller.

La trayectoria de Peroni, aunque conocida, siempre impacta. A los siete años ingresó en la Escuela Superior de Música del Neuquén y a partir de allí forjó una carrera que no le dio respiro ni al perfeccionamiento ni a los éxitos, que llegaron, y en cantidad.

Por ejemplo, logró la primera posición del Concurso Oscar Lorenzo Fernández y del Patagónico de Piano; el segundo premio del homenaje a Alberto Williams, de Necochea, y la beca Drago Mitre que lo llevó a Italia a estudiar con el maestro Carlos Bruno.

Participó asimismo de clases magistrales dictadas por Mario Videla y Silvia Kersenbaum, y se perfeccionó en Buenos Aires bajo la dirección de Aldo Antonazzi, con quien tomó parte en la grabación integral de sonatas de Muzio Clementi.

En ciudades de Río Negro y Neuquén, así como en Buenos Aires, La Plata, Rosario, Caracas, Roma, Nápoles, Forli, Padula, Rodi Gargánico y otras del continente europeo, Emilio Peroni dejó su impronta, a modo de embajador itinerante como concertista de piano y con un horizonte abierto que de seguro lo llevará más lejos aún, siempre hacia la cima, en una eterna búsqueda de la excelencia.

No sabe cuándo partirá para Barcelona, porque el tema lo están definiendo en el Centro Catalán Rosarino.

Sí sabe que se halla frente a expectativas novedosas. “Es un nuevo gran salto en mi carrera. Barcelona es una ciudad eminentemente cultural y una de las puertas de Europa. Pienso conocer nueva gente y encarar nuevos proyectos. Y puede darse la posibilidad de quedarme allí por largo tiempo. Es una de mis ambiciones”, reconoció el consagrado concertista.

En el concierto de hoy interpretarán de Lasala “Poema del pastor coya”; de Gnattali “Sonatina en Re Mayor” (Allegro moderato, Espressivo y Lembrando Pixinguinha: Allegro); de Enesco “Cantabile et Presto”; de Williams “En la sierra (para piano solo); de Bozza “Image (para flauta sola)” y de Blauth “Sonata T. 5”.

Se lo merece Emilio, y cómo. Es en verdad, contrariando el viejo axioma, un profeta en su tierra con el piano en el alma.


Comentarios


Emilio Peroni, un profeta en su tierra