En abril la terminal cipoleña funcionará a pleno

Finalmente, ayer se firmó el contrato de concesión.





CIPOLLETTI (AC).- Después de múltiples tramitaciones y polémicas se le puso un punto final al tema del inicio del funcionamiento pleno de la terminal de ómnibus de esta ciudad, porque en mérito del contrato de concesión que se firmó ayer a partir del primero de abril los coches de transporte de pasajeros de media y larga distancia, e incluso los interurbanos, deberán operar tomando como punto de concentración ese complejo de la calle Pacheco.

El contrato resultó rubricado por el intendente Alberto Weretilneck y por Roberto Guido Trappa, presidente de la empresa beneficiada con la concesión, Vía Bariloche (que opera cuatro líneas de colectivos).

El 31 del mes en curso se cumple el plazo de 90 días -dispuesto en enero mediante ordenanza- para que las empresas modifiquen sus diagramas, dejen de utilizar las mini-bases locales, la mayoría de ellas en la calle 9 de Julio y se movilicen en la flamante terminal.

"Tuvieron que pasar 100 años para que la ciudad tenga su terminal", enfatizó Weretilneck, que también puso de relieve la "comprensión" de los vecinos del barrio Belgrano para que la obra fuera una realidad.

La empresa Vía Bariloche invirtió en el complejo 2.500.000 pesos y creó 50 nuevas fuentes de trabajo, dijo.

Trappa asumió el compromiso de que la empresa pondrá toda la firmeza para que la seguridad, la higiene y los niveles de ruido estén bajo control.

Weretilneck fue terminante cuando aseguró que ningún omnibus de tres ejes -dos traseros y uno delantero- podrá moverse por calles del radio urban céntrico, y en esto involucró también a los que hacen el trayecto interurbano uniendo localidades del Alto Valle con Neuquén.

El período de la concesión es de cinco años. La terminal tiene 14 dársenas y 12 oficinas de boleterías, que pueden compartirse.

El alquiler de los boxes, que está a cargo de una inmobiliaria, cuesta 433 pesos por mes.

Los actuales representantes locales de empresas podrán vender boletos en sus actuales oficinas pero los transportes sí o sí tendrán que ir a la terminal.

Los micros interurbanos podrán estacionar optando por utilizar o no una dársena.

En cuanto a los taxis, tendrán su sitio para aparcamiento. Vía Bariloche tiene contratado un servicio para sus clientes, pero el área se halla abierta a todas las empresas.

No obstante, se pondrá énfasis en que por lo menos en la terminal se muevan taxis que cumplan con todos los controles habilitantes en vigencia.

En su mensaje Weretilneck comparó el proceso de construcción de las terminales de Cipolletti y de Neuquén, que de seguro no le causará gracia alguna el neuquino Horacio Quiroga. Dijo que el complejo cipoleño no le costó un peso al municipio mientras que el de la vecina capital produce un notable endeudamiento para la municipalidad.


Comentarios


En abril la terminal cipoleña funcionará a pleno