Netflix sigue en plena crisis y no encuentra la fórmula salvadora

Perdió más de 1 millón de suscriptores en la primera mitad del año, y la caída podría haber sido peor si no fuera por Stranger Things. Recientemente adoptó medidas que generaron una fuerte resistencia de la gente. ¿Qué pasa con la plataforma de streaming más conocida del mundo?





De los números récord durante el primer año de pandemia a una caída estrepitosa desde finales del 2021. Con un frenesí más propio de las inestables criptomonedas que de una plataforma de streaming, las cuentas no parecen cerrarle del todo a Netflix, el servicio de cine y series por suscripción más popular del mundo.


A la plataforma le está sucediendo algo similar a lo que le pasó -o aún le pasa- a varias empresas del ámbito digital, que crecieron de sobremanera durante el comienzo del contexto pandémico y ahora, con la situación global más estabilizada, comenzaron a experimentar caídas. Pensemos en Zoom, la app de videollamadas que se tornó casi indispensable a lo largo de 2020 y que se robaba la mirada de todos los inversores. ¿Cómo está la situación actualmente? La plataforma vale, en este momento, menos de un quinto de lo que valía en octubre de 2020.

Esto ocurre también con las redes sociales. Se han experimentado durísimas bajas en los números: Facebook perdió hasta un 65% de su valor. Pero en varios casos, así como la caída significó un duro golpe, acercó también la posibilidad de reacomodarse. La empresa de Zuckerberg, sin ir más lejos, bajó la cantidad de contrataciones y reconfiguró los objetivos a corto, mediano y largo plazo, priorizando la subsistencia de la compañía por sobre el lanzamiento de productos ambiciosos, propios de un contexto un tanto más estable.


El caso Netflix



Netflix supo disfrutar las mieles del éxito, pero ahora está ante la que quizás sea la crisis más grande de su historia. Y en este contexto, está tomando decisiones para reestructurar su modelo de negocio, con medidas que en muchos casos son ampliamente cuestionadas por los usuarios. Para muestras basta un botón: en las últimas horas, Netflix fue tendencia en varias redes sociales por la queja de sus clientes, tras la confirmación de la medida que cobrará un precio adicional para quienes compartan cuentas fuera del mismo domicilio -incluso aunque paguen los planes con varias pantallas-.

La plataforma está buscando la forma de tapar varios agujeros. Uno, la caída de suscriptores (más de 1 millón 100 mil en los primeros dos trimestres), en muchos casos tentados por el crecimiento de la competencia y, en otros, decididos a dejar de abonar un servicio cuyo catálogo es cada vez más incompleto. Otro de sus grandes problemas es la huida de los inversores, que ante el panorama de crisis deciden dejar de poner plata en Netflix. Y a esto hay que sumarle la situación con la guerra Rusia-Ucrania, que lo llevó a perder más de un millón de clientes en territorio ruso.


Actualmente, Netflix perdió el 72% del valor récord que tanto celebraron hace menos de un año, en noviembre. Y eso también trajo consecuencias negativas puertas adentro, con una gran cantidad de despidos y recortes. Y también con un panorama en el que cada medida encuentra resistencia y parece traerle más problemas que soluciones.

Hay un análisis más sobre el caso Netflix: si no terminó de desplomarse, fue en gran parte gracias al componente “Stranger Things”, que le permitió poner un parche en plena fuga de usuarios. Vale recapitular: en el primer trimestre del año, la plataforma perdió 200 mil suscriptores. Pero en el segundo trimestre, el golpe fue más duro, porque se le fueron más de 970 mil clientes. Y esa baja, que en algún momento se creyó que podía trepar hasta las 2 millones de personas, se puso en suspenso por el estreno de la cuarta temporada de Stranger Things, una de las series más aclamadas de los últimos años.


Solamente en Estados Unidos y Canadá, la plataforma había perdido más de 1,3 millones de usuarios. Si a eso le sumamos los casi 800 mil que hicieron lo propio en Europa y Asia Occidental, podemos observar un panorama claramente difícil. Sin embargo, en la zona de Asia Pacífico hubo un crecimiento de 1 millón de cuentas, y en América Latina el ritmo también había crecido. Pero en este último aspecto, habrá que ver cómo impacta la nueva modalidad de pagar un adicional ($219) para quienes quieran compartir sus cuentas.

En este sentido, la jornada de ayer estuvo repleta de memes dedicados a la cuestionada medida de Netflix. Incluso la competencia aprovechó la situación: Amazon Prime Video publicó varias imágenes dando la “bienvenida” a los usuarios argentinos que tomaran la decisión de bajarse de la gran N roja. No faltaron tampoco los usuarios que compartieron un screenshot de sus bajas al servicio, en reclamo a esta decisión de Netflix.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Netflix sigue en plena crisis y no encuentra la fórmula salvadora