Una advertencia sobre la viruela de mono

Expertos de la Organización Mundial de la Salud afirmaron que los casos continúan aumentando y hay posibilidades de que se transforme en una pandemia. Las estrategias para evitar que la situación siga escalando.





El experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Santiago Mas-Coma, afirmó que no cree que el organismo tarde mucho en “declarar como pandemia” la viruela del mono; y se mostró pesimista a corto plazo sobre el control de la enfermedad, porque “los casos no paran de subir” y “ya llegó a Asia”.


Así lo expresó a la prensa antes de impartir una conferencia en Campus África, y subrayó que “la gente no muere” por la viruela del mono, pero es un problema porque “mutó e incrementó los casos, por eso se transmite más fácilmente de humano a humano”.

Mas-Coma advirtió además que “el mayor problema del planeta es el cambio climático” y mencionó la ola de calor que azota Europa, por la que está falleciendo mucha gente.

“No vemos como esto puede hacerse reversible, pero sí paliar los efectos”, agregó el experto, e instó a las autoridades de los países a “dejar de hablar y ponerse a trabajar, porque el cambio climático es la prioridad número uno del planeta”, aunque la guerra y la pandemia se lleven la atención.

Asimismo Mas-Coma dijo que la pandemia mostró “la relación” entre los continentes y los agentes que causan las enfermedades a través de los viajes. “Antes pasaba, pero no se viajaba tanto y las condiciones climáticas impedían establecerse a los agentes infecciosos”, explicó.


En ese sentido dijo que Islas Canarias, en España, tiene una “ubicación delicada porque es un cruce entre África, Europa y América”; lo que implica “la llegada continua” de enfermedades pese a que hay instituciones que funcionan “muy bien” para contenerlas.

Ahora, las condiciones climáticas del sur de Europa y África Ecuatorial, según explicó, “son las mismas”, lo que implica que “se están introduciendo enfermedades difíciles de parar”. En esta línea, pidió implementar sistemas de vigilancia.

En tanto, sobre la pandemia de Covid-19, el experto subrayó que no se ha terminado, aunque se hayan bajado las defensas para evitar repercusiones económicas y que de ahí que la comunidad científica esté recomendando “tirar hacia atrás” con algunas medidas de contención como las mascarillas o mantener las distancias.

“Hay gente muriendo, la mortalidad sigue ahí”, advirtió y mostró preocupación por la subvariante “Centaurus” porque “es hasta 18 veces más contagiosa” que la Ómicron, aunque aún reste ver la patogenización.


Por último, explicó que la globalización y el cambio climático “se solapan” y funcionan como una sinergia hasta el punto de que las enfermedades viajan de continente a continente; y llamó a “formar a gente en los hospitales” y empezar a tratar enfermos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) volverá a reunirse el 21 de julio para evaluar si el brote actual de la viruela del mono constituye una emergencia de salud pública internacional.


Comenzó la compra de vacunas



La empresa danesa Bavarian Nordic, la única biofarmacéutica en producir una vacuna ya aprobada contra la viruela del mono, anunció ayer que un país europeo (que no ha querido revelar) encargó de 1,5 millones de dosis.

Las entregas comenzarán este año y la gran mayoría de las vacunas “se distribuirán durante el año 2023”, precisó la compañía mediante un comunicado. La semana pasada, Bavarian Nordic notificó un nuevo pedido de 2,5 millones de dosis adicionales para Estados Unidos.

La vacuna se comercializa bajo el nombre de “Jynneos” en el país norteamericano e “Imvanex” en Europa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) comunicó el pasado mes que se necesitaban “esfuerzos intensos” para combatir la enfermedad ante la escalada de casos sobre todo en Europa Occidental.


En junio, el Comité de Emergencia de la OMS decidió que, en esta etapa, la viruela del mono no constituía una “emergencia de salud pública de interés internacional” (USPPI), el nivel de alerta más alto de la OMS. El organismo internacional señaló, sin embargo, la pasada semana que convocaría un nuevo comité el 21 de julio.

Detectada por primera vez en humanos en 1970, la viruela sísmica es una enfermedad que comienza con fiebre alta y progresa rápidamente hacia una erupción cutánea, con la formación de costras.

La mayoría de las veces es benigno y se suele curar de manera espontánea después de dos o tres semanas.


Temas

En Casa Salud

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Una advertencia sobre la viruela de mono