En un barco de la Armada

El primer envío de carbonato de sodio a Brasil sale en un buque de bandera argentina. El detalle generó lágrimas de emoción en el presidente de Alpat, Osvaldo Dagnino.

El «Cabo de Hornos» es un buque de la empresa comercial dependiente de la Armada Argentina. Mientras «Río Negro» esperaba charlar brevemente con su comandante, el capitán de corbeta Ignacio Martín Errecaborde, sucedió una contingencia: frente a la mirada del jefe de seguridad e higiene de Alpat, uno de los big bags se enganchó en un parante del camión y parte de su contenido se volcó sobre la banquina y el viento lo desparramó hacia el mar. Fueron unos pocos kilos del blanco polvillo, pero la imagen generó un nudo en el estómago de los involucrados que rápidamente actuaron para evitar males mayores.

Errecaborde condujo a los periodistas a bordo del navío. El capitán contó que desde que fue botado a fines de los setenta, el Cabo de Hornos desarrolló tareas militares y comerciales. En los últimos años hizo viajes de cabotaje y desde su llegada al buque en 1987 pudo notar el fuerte crecimiento de la actividad industrial y comercial en la Patagonia.

«Desde 1880 la Armada realiza tareas de promoción y apoyo a la Patagonia. Transportes Navales funciona como un armador naviero privado», afirmó Errecaborde.

El buque fue fabricado en Argentina. Y hoy por primera vez llevará en un viaje de una semana la producción de carbonato de sodio de la planta de Alcalis de la Patagonia. (ASA)

Notas asociadas: Alpat exporta sus primeras 4.000 toneladas

Notas asociadas: Alpat exporta sus primeras 4.000 toneladas


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios