Exclusivo Suscriptores

Generación eléctrica: cayó el uso de combustibles líquidos en las usinas  

Las centrales térmicas del país redujeron la utilización de combustibles sucios durante los primeros ocho meses del año. En paralelo, se incrementó el uso de gas natural.  

Durante los primeros ocho meses del año, las centrales térmicas de todo el país redujeron drásticamente la quema de combustibles líquidos (más contaminantes) y, en paralelo, incrementaron el uso de gas natural. Se trata de una tendencia positiva no solo para el ambiente, sino también para las cuentas de Estado, que se traducen en menores importaciones. 

En el período de análisis, las usinas utilizaron un promedio de 41 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d). Se trata de un incremento del 6,16% respecto al mismo período del año pasado, que arrojó un promedio de 38,62 MMm3/d.  

Los datos se desprenden de los informes oficiales que elabora la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) de manera mensual y de información procesada por Energía On.  

En números

6,16%
es lo que aumentó el uso de gas natural para la generación eléctrica en lo que va del año.

Comparado con los datos del mismo período de 2021, se ve una caída de casi el 10% en el uso de gas, sin embargo, tanto ese año como en 2022, el uso de combustibles líquidos en las centrales térmicas fue más alto (ver adelante).  

Este 2023 no solo hubo una mayor hidraulicidad, que permitió incrementar la generación de las represas, sino también que se amplió la potencia instalada renovable. Incluso, en agosto se registró el récord de generación verde al superar los 1.900 GWh. 

El Plan Gas.Ar, la puesta en marcha del gasoducto Néstor Kirchner, y la consolidación de las exportaciones de gas en firme a Chile también juegan a favor del segmento, ya que son habilitadores para que haya mayor disponibilidad de gas. 


Generación eléctrica: cómo fue la quema de combustibles sucios en el año  


Según el último informe de Cammesa, durante los primeros ocho meses del año las centrales térmicas de todo el país quemaron 1.208.000 metros cúbicos de gasoil. Se trata de una marcada caída del 39,32% interanual, respecto a los 1.991.000 metros cúbicos de 2022.  

Incluso, en la comparación con 2021 (1.478.000 m3), donde se vio un mejor desempeño que el año pasado, los metros cúbicos de gasoil que se quemaron este 2023 fueron un 18,26% más bajos. 

En números

39,22%
es lo que cayó el uso de gasoil en las usinas a nivel nacional.

Respecto a la quema de fueloil, en el período de análisis se registró otra caída drástica en términos interanuales. Según los datos oficiales se utilizaron unas 648.000 toneladas, entre enero y agosto, mientras que en 2022 fueron 922.000 toneladas. La caída es del 29%. 

En el mismo período de 2021 se quemaron 748.000 toneladas. De nuevo, este año se consolidó una caída del 13,36%, interanual. 

Por último, el uso de carbón mineral en las centrales también se contrajo. Los datos de Cammesa dan cuenta que entre enero y agosto se usaron unas 483.000 toneladas en el período de análisis. Esto significa una caída del 24,29% respecto a 2022 (638.000 toneladas), y otra de 13,75% sobre 2021 (560.000 toneladas). 


Comentarios