NASA busca más fondos para extender la vida de la central nuclear Atucha I

La empresa lanzará la segunda etapa de un instrumento financiero para costear dos proyectos clave. Estará abierto únicamente para inversores calificados y será ajustado en línea con la cotización del dólar.

La compañía administradora de las centrales nucleares del país, Nucleoeléctrica Argentina S.A. (Nasa) lanzará hoy el segundo tramo del Fideicomiso Financiero para extender la vida útil de la central nuclear Atucha I y obras complementarias. La primera parte se hizo en enero, tuvo un rotundo éxito y se consiguieron más de 30 millones de dólares.

Además de prolongar el tiempo de operación de la central nuclear, se busca construir el segundo almacenamiento en seco de elementos combustibles gastados del Sitio Atucha. Se trata de una obra clave para lograr el objetivo principal.

Desde Nasa señalaron que estas obras son dos proyectos “estratégicos” que permitirán ampliar la matriz energética, potenciar el desarrollo de la industria nacional y las capacidades tecnológicas del país. Además señalaron que son “fundamentales” para contribuir a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, ya que la generación de energía nuclear es libre de emisiones de CO2.

En números

30
millones de dólares fueron las ofertas que recibió NASA en el primer tramo del fideicomiso financiero.

A diferencia del primer tramo, esta nueva licitación estará abierta únicamente para inversores calificados (detalles adelante). El primer tramo de este fideicomiso se licitó en enero de manera exitosa. Se recibieron ofertas por más de 30 millones de dólares.

“Nucleoeléctrica Argentina instrumentó en otras oportunidades elementos de financiamiento de este tipo, tras las experiencias de los fideicomisos realizados para la finalización de la Central Nuclear Atucha II y la extensión de vida de la Central Nuclear Embalse”, añadieron desde NASA.

El fideicomiso se encuentra respaldado por el contrato de remuneración que Nucleoeléctrica mantiene con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) por la venta de la energía generada. Representa, para quienes tengan interés, la posibilidad de invertir en un proyecto de infraestructura estratégico para el país.


Características del Fideicomiso


El fideicomiso está compuesto por títulos en pesos emitidos como dólar linked, que significa que se ajustan de acuerdo a los movimientos del tipo de cambio oficial. Además, tienen una tasa de interés fija del 5%.

La licitación cuenta con un límite mínimo de inversión de US$ 100, y tanto la integración como los pagos de interés y capital serán en pesos al tipo de cambio aplicable.

“Es importante destacar que los títulos fueron calificados como ‘Bonos Vinculados a la Sostenibilidad’, dado que sus características financieras y estructurales se ajustan según Nucleoeléctrica consiga alcanzar los objetivos de sostenibilidad definidos”, indicaron desde Nasa.

En esta oportunidad, la licitación estará abierta únicamente para inversores calificados. Para hacerlo es necesario contar con una cuenta comitente que permita operar valores negociables en una de las entidades emisoras colocadoras (Banco Nación Bursátil, Banco Provincia o Banco Macro).


El plan para extender la vida útil de la central por 20 años


La licencia de operación para Atucha I emitida por la Autoridad Regulatoria Nuclear finalizará en 2024, marcando el final de su primer ciclo de vida útil. Ante esto, se realizaron los estudios para evaluar el proyecto de extensión de vida, que concluyeron que Atucha I podría generar energía limpia por dos décadas más.

En números

30 meses
es la duración que tendrían las obras para extender la vida útil de la central.

La parada de reacondicionamiento tendrá una duración de 30 meses, a desarrollarse a partir de 2024. Las autoridades estiman que implicará la creación de 2.000 puestos de trabajo directos y 1.000 indirectos.

Esta obra permitirá mantener la potencia nuclear instalada, incluso aumentándola de 362 MW a 370 MW, y evitar de esta manera la emisión de más de un millón de toneladas de CO2 al año.

La Central Nuclear Atucha I inició su construcción en junio de 1968 y se convirtió en la primera central nuclear de potencia de América Latina, al ser conectada al Sistema Eléctrico Nacional en marzo de 1974. Si bien es la primera central argentina, todos sus sistemas de seguridad fueron actualizados y cumplen con las exigencias locales e internacionales. En la actualidad, la energía eléctrica que produce cubre el consumo de casi un millón de personas.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios