Enfrenta juicio por vender cubiertas compradas con chequera robada

Se hacía pasar por un representante de la firma “Alfalfa y Forrajes de la Patagonia” y “Quequen S.A.” de Viedma.

La Sala “B” de la Cámara en lo Criminal de Viedma tiene en pleno debate una causa por estafa por 350.000 pesos contra un hombre que compró 724 cubiertas con una chequera robada, algunas las cambió por Jeep. Está siendo sometido a juicio abreviado ya que reconoció el hecho registrado siete años atrás, y tendrá una pena de tres años de prisión en suspenso.

La primera audiencia contó con la presencia del juez Guillermo Bustamante como vocal a cargo del trámite y la asistencia del Secretario Juan Pedro Peralta. Estuvieron presentes en la audiencia el fiscal Fabricio Brogna López, el imputado Javier Arnaldo Cuya y su defensor Roberto Gaviña.

Se le atribuye al acusado que en el verano de 2009 se presentó en una firma local haciéndose pasar por Ricardo Lombardo y manifestando que actuaba en representación de la firma “Alfalfa y Forrajes de la Patagonia” y “Quequen S.A.” de Viedma-. En ese momento adquirió por la mencionada cifra, las gomas para camión y camioneta. Un total de 291 eran marca Pirelli y 333 producidas por Fate.

El pago fue abonado parcialmente mediante cheques de 6.000 pesos, 6.500, 7.500, 600 y 12.500 pesos, todos de la cuenta corriente de la empresa “Alfalfa y Forrajes de la Patagonia”.

Posteriormente la firma vendedora tomó conocimiento de que el pago recibido pertenecía a chequeras que habían sido denunciadas como sustraídas de la cuenta corriente de “Alfalfa y Forrajes de la Patagonia”.

El otro hecho habría ocurrido en Viedma en fecha no determinada con exactitud, pero ubicable entre los días 20 y 22 de enero del mismo año, es decir unos días después del primer caso.

En esta segunda circunstancia, el imputado se presentó con otro nombre en el domicilio de un transportista de carga, y habría ofrecido a éste en venta, las cubiertas para camión.

Ante la falta de disponibilidad de dinero en efectivo por parte del comprados, Cuya se mostró interesado en adquirir un jeep que aquel tenía para la venta en su domicilio. La transacción consistió en acordar la permuta del vehículo menor por ocho cubiertas para camión nuevas, medida Nº 12, operación que se realizó luego de unos minutos de cerrado el acuerdo.

Una semana después en un allanamiento efectuado en el domicilio del comprador se procedió al secuestro de las cubiertas que le entregó Cuya, resultando de esta forma perjudicado económicamente.

En esta instancia de juicio abreviado el Fiscal le ofreció al imputado la calificación del hecho como “estafa” (art. 172 del Código Penal) con una pena de tres años de prisión en suspenso considerándolo autor penalmente responsable y teniendo en cuenta la unificación de los hechos. Por su parte el imputado no expresó objeciones, admitió tanto el hecho como su autoría, su calificación y la pena ofrecida. Durante la audiencia, Bustamante informó que se dará lectura a la sentencia el día 22 de junio a las 12.30.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios