Ensayan con una vacuna contra la hidatidosis

Fue desarrollada en Australia. Hacen pruebas en Neuquén.

NEUQUEN (AN).- En una estancia, con apoyo del ministerio de Desarrollo Social y con el trabajo técnico de un equipo del hospital de Junín de los Andes, se está llevando a cabo una prueba científica para determinar si una vacuna contra la hidatidosis que tuvo éxito en ovejas puede ser aplicada al ganado caprino.

La experiencia, denominada oficialmente "Protocolo de vacunación contra la infección hidatídica en caprinos utilizando la vacuna EG95", se lleva a cabo en el marco de un convenio de cooperación científica entre el departamento de Zoonosis de la subsecretaría de Salud y el Programa de Control de Hidatidosis de la provincia de Chubut.

La vacuna EG95 fue desarrollada en Australia por un equipo dirigido por Marshal Lightowlers, de la Universidad de Melbourne, y fue probada en ese país, en Nueva Zelandia y en Argentina en ganado ovino con un nivel de efectividad de entre el 86 y el 100 por ciento, según las dosis aplicada.

Hasta fines del año pasado, no existía en el mundo una experiencia científica en caprinos.

Del equipo que investigó en Australia formaron parte Oscar Jensen del Programa de Control de Hidatidosis de Chubut y Eduardo Fernández, de la Universidad Nacional de Patagonia.

Profesionales de Salud Pública de Neuquén, entre los que se encuentra Juan Encina, del hospital de Junín de los Andes, le propusieron en agosto del año pasado al ministro de Desarrollo Social, Jorge Lara, llevar a cabo una experiencia científica en la provincia para probar la vacuna en caprinos.

Lara informó que el trabajo de investigación comenzó en noviembre del año pasado en la estancia de Junín de los Andes San Pedro propiedad de Andino Bolmann y que todo el esfuerzo de la tarea recae en el equipo del hospital de esa localidad que la lleva adelante fuera del horario de sus obligaciones.

Según datos estadísticos, en Neuquén había en 1998 165 mil cabezas de ganado bovino; 251 mil de ganado ovino y 544 mil de ganado caprino. "Además de la importancia científica que tiene el proyecto, para Neuquén es particularmente importante por la cantidad de ganado caprino que tiene", dijo el ministro.

Destacó también que la hidatidosis no sólo es una enfermedad endémica que ataca al hombre sino que "baja la rentabilidad del ganado".

Dio como ejemplo que una animal infectado tiene un 20 por ciento menos de rinde en carne y un 30 por ciento menos de rinde en pelo o lana.

En cuanto al efecto sobre los seres humanos, dijo que todos los años se producen 150 egresos de los centros de salud de la provincia de personas afectadas por el virus hidatídico. Algunos de estos egresos son víctimas fatales de la enfermedad.

De resultar positiva la prueba, la vacuna se convertirá en una herramienta más en la lucha contra la enfermedad. Hasta el momento, el combate se da a través de la desparasitación de caninos, la prevención y la atención de la enfermedad.

Lara afirmó que la inversión del Estado en este proyecto es mínima dado que el apoyo brindado se limitó a la compra de los 40 animales que forman parte de la experiencia y la entrega de materiales para el corral en la que éstos se encuentran.

La investigación de la cepa

Paralelamente, en un acuerdo con el Instituto Malbrán de Buenos Aires, se lleva a cabo una investigación sobre el tipo de cepas hidatídicas que predominan en Neuquén.

Se envían muestras a ese instituto para que les realicen pruebas genéticas y se pueda determinar el tipo de cepa. De acuerdo con los antecedentes, la cepa ovina era la predominante, pero en los últimos años ha aumentado la presencia de la cepa denominada "camélida".

Semanas atrás tres profesionales de ese instituto visitaron Junín para conocer la experiencia.

El acuerdo de cooperación científica no le otorgará a la provincia derechos sobre la vacuna. Estos son propiedad del investigador australiano Marshal Lightowlers. Lara afirmó que "lo que importa es saber si la vacuna es útil para combatir un mal endémico que afecta a hombres y animales y también la posibilidad de que profesionales de la salud pública neuquina puedan participar de una prueba científica".

Objetivos sanitarios y económicos

NEUQUEN (AN).- El proyecto de investigación que se lleva adelante en Junín de los Andes tiene dos objetivos: controlar la enfermedad para evitar que se infecten más seres humanos y aumentar el rendimiento económico del ganado.

La Patagonia, al igual que Tucumán y Corrientes, es una área considerada endémica por la hidatidosis.

La enfermedad llegó para quedarse, al contrario de las epidemias que atacan a un gran número de individuos en poco tiempo pero que luego la enfermedad se retira.

El área de Neuquén más afectada es la rural, especialmente en las comunidades indígenas o en familias de crianceros criollos.

La estadística que tenía a mano el ministro de Desarrollo Social de la provincia, Jorge Lara, al momento de la entrevista con este diario es la que indica que por año en los centros de salud ubicados en Neuquén egresan 150 personas afectadas por hidatidosis.

Pero también que el rendimiento de un animal afectado por la enfermedad es del 20 por ciento menos en carne y del 30 por ciento menos en pelo o lana.

"Siempre se vio la enfermedad desde el punto de vista de los daños que le provoca al hombre, pero también provoca daños económicos al bajar la producción", dijo el ministro.

Hasta el momento se han invertido sólo 3.000 pesos en el proyecto.

Lara valoró la actitud de los profesionales y agentes sanitarios del hospital de Junín de los Andes que llevan adelante toda la tarea.

"Ellos viven de cerca el problema de la hidatidosis y creo que es uno de los elementos que los ha llevado a involucrarse, pero también es interesante porque son protagonistas de una investigación científica", indicó el el titular de la cartera social de la provincia.

El equipo del hospital que está dirigido por el médico Juan Ancina debe ocuparse de todo lo relativo a la cría de los 40 chivos, no sólo del aspecto técnico del proyecto. Desde la alimentación, hasta el resguardo en la época invernal por el ataque de depredadores.

En marzo se conocerán los primeros resultados

NEUQUEN (AN).- El resultado de la experiencia se tendrá en marzo del año próximo cuando los 40 animales que forman parte de la prueba sean sacrificados y analizados. El programa consiste en el estudio de la efectividad de la vacuna en 20 chivos.

Para esto se compraron 40 animales recién nacidos, no infectados, a los que se les instaló un microchip para poder individualizarlos. Luego se encerraron los chivos en un corral de una estancia de Junín de los Andes, aislados de cualquier contacto con otros animales.

El segundo paso fue vacunar a la mitad y finalmente infectar a todos con parásitos.

Según el "protocolo" de la experiencia "seis semanas después de la primera inmunización, los animales serán desafiados por vía oral con aproximadamente dos mil huevos de "echinococcus granulosus" obtenidos de perros naturalmente infectados de la provincia de Neuquén".

Durante todo el proceso se toman muestras de sangre y se determinan los niveles de actividad de los anticuerpos. Estos niveles son analizados por el laboratorio de Patologías Prevalentes de Chubut, el laboratorio del hospital de Junín de los Andes y por la Universidad de Melbourne, de Australia.

A los 12 meses una parte y a los 18 meses otra, los animales serán sacrificados y sus partes analizadas para determinar porcentajes de efectividad de la vacuna.

En ovejas, según las pruebas, ante una dosis el nivel de efectividad fue del 86 por ciento; con dos dosis trepó al 98 por ciento y con tres dosis la efectividad de la vacuna fue del 100 por ciento.

La cantidad de dosis necesaria para combatir la enfermedad está directamente relacionada con el rendimiento económico.

Cuántas más dosis se precisen menos rentable será la producción, aunque según informó el ministro de Desarrollo Social, Jorge Lar,a el costo de la vacuna es muy bajo.


Comentarios


Ensayan con una vacuna contra la hidatidosis