“Entre todos vamos a reconstruir el Berghof”

El grupo “Cofradía” despidió con música esta etapa que presagia un resurgimiento.



1
#

2
#

BARILOCHE

Alfredo Leiva

Los restos calcinados del refugio. Por suerte otras construcciones valiosas cercanas pudieron ser salvadas y el bosque nativo también.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En un emotivo acto los amigos y socios del Club Andino Bariloche (CAB) prometieron reconstruir el refugio Berghof, arrasado por el fuego en la tarde del miércoles. El grupo Cofradía despidió con música una etapa en la historia del Berghof, que inició ayer un nuevo ciclo, el de su reconstrucción.

Claudio Fidani, concesionario del lugar, recordó la filosofía con la cual lo administró y también hizo sonar la campana de bronce, que pudo ser rescatada entre los escombros. El rito se repitió todos los jueves del último año, antes de los espectáculos culturales. “Desapareció la parte física del Berghof, pero no su espíritu. Trabajaremos para reconstruirlo y reanudar los encuentros”, afirmó. Cofradía interpretó “La danza de los espíritus bien aventurados” y grandes y chicos se emocionaron ante los acordes, emitidos junto a las cenizas dejadas por el fuego y las provenientes del volcán. Un atardecer gris, apagado, parecía despedir los restos del Berghof.

Ramón Chiocconi, presidente del CAB, explicó que “las razones por las cuales el refugio debe ser reconstruido son múltiples”. En primer lugar enumeró “la obligación moral, pues el refugio es patrimonio de toda la comunidad de montaña y de Bariloche” y también destacó la inserción que el lugar logró en el ámbito cultural local, siendo un referente para los espectáculos.

En diálogo con este diario dijo que “el trabajo de los actuales concesionarios fue muy bueno, han colocado al Berghof en un sitial privilegiado y es justo que el refugio vuelva a funcionar”. El inmueble estaba asegurado y ello también contribuirá para iniciar los trabajos que permitan emplazar uno nuevo.

El presidente evaluó que en los próximos días el CAB diagramará el plan de acción para reconstruir el inmueble. Dijo que el tema será consensuado y seguramente se intentará mantener la imagen de lo que fue el Berghof, pero será edificado en material y eventualmente revestido con madera. Asimismo se lo dotaría de una moderna cocina y un salón más grande para las reuniones.

Afortunadamente la vivienda particular de Otto Meiling, que fue íntegramente reparada y remodelada hace 2 años y adaptada en museo, no sufrió daños y tampoco el refugio Pichi Ruca, ubicada junto a lo que fue el taller y fábrica de esquís, que se derrumbó en la gran nevada de 1984 y nunca pudo ser restaurado. Por su parte el refugio “Tabanos”, aledaño al Berghof, sufrió algunas quemaduras y pudo salvarse gracias a la labor de los bomberos.

Providencialmente los pinos del lugar había sido talados y ello permitió que los bomberos también lograran salvar los árboles autóctonos, que sólo sufrieron quemaduras leves.

“Hoy es el primer día en la reconstrucción del refugio Berghof”, aseguró Chiocconi ante los presentes, iniciando de esta manera una nueva etapa en el histórico lugar.


Comentarios


“Entre todos vamos a reconstruir el Berghof”