ENTREVISTA A ISABEL ALLENDE, ESCRITORA: «Me hubiese gustado que la justicia de los hombres lo condenara»

por CARLOS TORRENGO





«No le guardo odio. Simplemente me hubiese gustado que a Pinochet la justicia de los hombres lo hubiese condenado por todo el horror que implantó en nuestro Chile», dijo ayer muy temprano a este diario vía telefónica desde España Isabel Allende, sobrina del ex presidente Salvador Allende.

– La estamos buscando desde ayer, no bien se conoció la noticia…

– ¡Sí, sí… me han llamado de todas partes!… Comprendo, comprendo.

– No sé si importa señora, pero ¿cómo se enteró de la noticia?

– Porque sonaba todo, el televisor, las radios… mis teléfonos… Y pensé… comencé a pensar en Chile… un… un torbellino cómo se me venían encima todos esos años de dictadura.

– Como los republicanos españoles cuando murió Francisco Franco.

– Algo así seguramente.

– ¿Qué siente?

– No guardo odios. Simplemente me hubiese gustado que a Pinochet la justicia de los hombres lo hubiese condenado por todo el horror que implantó en nuestro Chile… Incluso robó y traicionó.

– ¿Lo del robo lo dice por las cuentas en el exterior?

– Sí, la del Banco Riggs… millones y millones de dólares. Y además traicionó a nuestro presidente Salvador Allende… le juró fidelidad horas antes del golpe… Y el presidente confió en él… Lo traicionó al propio general Carlos Prats, quien se lo recomendó a mi tío Salvador Allende para comandar el Ejército. Pinochet fue un asesino, un traidor… un ladrón…

– Qué paradoja, muchos sectores de la derecha, que tanto lo respaldaron durante años, lo abandonaron cuando supieron lo de las cuentas.

– Sí, creían que era inmaculado… tenía las manos cargadas de sangre… y dólares.

– ¿Usted se exilió no bien el golpe?

– Claro… si no, nos mataban, seguramente nos mataban.

– ¿Creyó que no volvería jamás a Chile?

– ¡No, de ninguna manera!… A larga, a la larga… la libertad… la libertad…

-¿Siempre está?

– Eso, siempre está.

– Señora, se lo deben haber preguntado muchas veces, pero ¿en cuánto la dictadura la modeló como escritora?

– Bueno, en mucho… Fue tras el golpe que comencé de lleno a escribir… hay libros míos pensando en ese Chile de dictadura…

– ¿»De amor y de sombra», por caso? Impresiona lo de las tumbas de campesinos asesinados…

– Y enterrados en una mina… al poco tiempo de salir el libro se descubrió una de esas tumbas.

– ¿Cómo recuerda a su tío?

– Muy bueno, luchador… Entregó su vida por sus convicciones…

– ¿Impronta fuerte la de los Allende en la vida pública chilena?

-Políticos, diplomáticos… mi padre lo fue, por eso nací en Lima… Pascual, uno de los fundadores del MIR…

– ¿Personalidades fuertes, no?… Rebeldes… De piba usted les dio mucho trabajo a las monjas…

– ¡Las volvía locas!

– ¿La confunden con la otra Isabel Allende, la hija de Salvador, senadora?

– Antes, ahora no tanto… antes, los diarios se confundían con las fotos…

 


Comentarios


Seguí Leyendo

ENTREVISTA A ISABEL ALLENDE, ESCRITORA: «Me hubiese gustado que la justicia de los hombres lo condenara»