“Es una pena llegar a esta situación”



CIPOLLETTI- Aunque la práctica fue distendida y el rostro de los jugadores de Cipolletti denotaba cierta tranquilidad, a la hora de abordar el tema salarial, la cosa cambiaba. Se tuvo que llegar a amenazar con una medida extrema para que apareciera algo de dinero y se firmasen los convenios de AFA con algunos jugadores.

Leonardo Squadrone, uno de los que más peleó por conseguir esto manifestó que “es una pena que haya que llegar a una situación como esta. Nosotros entendemos que la situación es complicada pero nuestro único sostén es tener los contratos firmados, no es descabellado lo que pedimos pero además fue una promesa de ellos”.

A su turno, Alejandro Ortiz señaló que “al menos esto servirá como un aliciente para salir de la complicada situación que vivimos todos los jugadores. En definitiva, nos pagaron menos de un sueldo y quedamos a la espera de otras novedades”.

Juan Carlos Cisneros comentó que “estaba dispuesto a no jugar, necesitaba que me firmen el contrato. Esperemos que de ahora en adelante la situación comience a mejorar”.

“Es una pena tener que llegar a esto, pero parece que si no nos ponemos duros difícilmente se nos contemplen nuestros problemas. Es como que hay que esperar hasta el último minuto para encontrar una solución a la cosa. Nosotros tenemos una familia que está lejos y que espera que de vez en cuando les giremos algún dinero”, enfatizó Sergio Bustos.

Crónica de dos jornadas muy complicadas

A media tarde del pasado miércoles la mano venía mal. El plantel se reunió y decidió no entrenar. Ya cansado de promesas incumplidas en cuanto a la aparición de dinero y teniendo en cuenta que varios de los jugadores todavía no tenían firmados los convenios, creyeron conveniente intimar a los dirigentes. Si no aparecía algo de plata y les firmaban los contratos, no viajarían.

Quedó abierto el diálogo y decidieron entrenar ayer a la mañana. Antes de ponerse a trabajar se reunirían con los dirigentes para conocer las novedades, si éstas no les satisfacían, no viajarían a Tucumán.

Sin embargo, ya casi entrada la madrugada de ayer varios dirigentes junto con algunos de los jugadores más representativos, habrían acordado que entre la mañana y el mediodía entregarían unos diez mil pesos para repartir entre el plantel y firmarían los convenios de los jugadores.

Fue por eso que a las 9.30 los jugadores salieron al campo de juego para realizar una práctica de fútbol -única de la semana- y posteriormente se dirigieron hacia la sede social del club.

Sobre mediodía llegó el presidente Daniel Zoppi junto al secretario Carlos Duca, quienes mantuvieron reuniones con los jugadores, que aún no tenían firmado sus contratos para ultimar detalles y para dejar todo listo. Fue así como Eduardo González, Juan Carlos Cisneros, Leonardo Squadrone y Daniel Artaza definieron sus situaciones particulares. De la lista, faltó Sergio Mettini quien padece una lesión y por lo tanto está residiendo en su lugar de origen.

Paralelamente y en la oficina de secretaría se repartieron unos diez mil pesos que vendrían a completar en su mayoría el sueldo de AFA de agosto.

Para muchos, esto fue simplemente un paliativo a un problema mayor que por el momento no muestra signos de solución.

Fue luego de estas dos agotadoras jornadas que los jugadores ratificaron la decisión de viajar a San Miguel de Tucumán.

Los dirigentes, a full

Desde temprano los dirigentes de Cipolletti estuvieron realizando gestiones para conseguir dinero y ultimando los detalles de los contratos de AFA de los jugadores Leonardo Squadrone, Daniel Artaza, Eduardo González y Juan Cisneros.

Aunque nadie lo confirmó, algunas versiones indican que el dinero entregado en la víspera provendría de uno de los principales dirigentes albinegros.

En otro orden, se conoció que se cerró un acuerdo con una empresa de crédito que tiene asiento en Córdoba. Así, Cipolletti tendrá un auspiciante que lucirá en el pantalón. Esta empresa se instaló en Neuquén y por el momento tiene contratos con los equipos de Talleres, Belgrano e Instituto.

También, otros dirigentes continúan realizando gestiones para tratar de “vender” la camiseta, la manga o algunos sectores del estadio.


Comentarios


"Es una pena llegar a esta situación"