Neuquén: Dónde voto para las elecciones de concejales

"Escrache" a la casa del subsecretario Pascuarelli en Centenario




CENTENARIO (ACE).- "Mire vecino, aquí vive un asesino", bramaron ayer los docentes frente a la casa del subsecretario de Seguridad, Raúl Pascuarelli.

Una columna de unas 300 personas entre las que iban docentes, comerciantes y vecinos de la localidad marcharon desde el CPEM 1 hasta el centro cívico de Centenario, donde está ubicada la casa del funcionario provincial.

Mientras, el puente Centenario-Cinco Saltos continuó cortado. Las asambleas de las seccionales de Centenario y de San Patricio del Chañar fueron convocadas para hoy a las 6; donde se definirá entre otros puntos, si el lunes levantan el piquete para asistir a la marcha provincial que se concentrará a las 10 en la ciudad de Neuquén.

Una cruz de madera con la inscripción "Carlos" fue colocada sobre las rejas negras de la vivienda de Pascuarelli, y en la base de las maderas, una veintena de velas ardieron durante el acto de repudio al funcionario.

Dos bombas de pintura roja alcanzaron a impactar sobre el impecable frente de la casa familiar, en tanto un cordón de docentes que se había instalado entre la vivienda y los manifestantes evitó la lluvia de pintura o de piedras en clara señal de que no se permitirían desbordes.

Más de media hora permanecieron los manifestantes con una variada gama de cánticos en contra del subsecretario de Seguridad, mientras que con algunos esténciles y leyendas con aerosol en el asfalto y paredón, le enrostraron al funcionario, a la policía y al gobernador Jorge Sobisch el asesinato de Carlos Fuentealba.

No hubo policías a la vista, aunque las versiones indicaban que dentro de la vivienda -sin moradores ayer- habían agentes. Desde el viernes se vio en el lugar una discreta guardia de la comisaría Quinta.

El secretario general de ATEN Centenario, Omar Alvarez, insistió en que el gobierno debía responder con las renuncias de los funcionarios por la muerte de Fuentealba, "aunque se utilice al policía como chivo expiatorio, hubo una clara responsabilidad política en quien puso al frente de una columna a un hombre con antecedentes de abusar de su arma y de apremios ilegales", dijo el docente.

"Van a tener el repudio social en cada lugar en el que estén, con la Justicia que tenemos, la condena social es lo que van a recibir en la calle, restaurantes y todo el lugar donde vayan", dijo el secretario general de la seccional El Chañar, Nicolás Luna.

En el acto, hubo tiempo para un poema de la madre de la docente muerta Silvia Roggetti, espacio para el recuerdo de los dirigentes docentes fallecidos Arturo Nahuel y María Eugenia Figueroa y el clamor de "que se vayan todos".

Los médicos del hospital de Centenario enviaron un comunicado de solidaridad para con los docentes y de repudio por la represión y el crimen; en tanto en el nosocomio se cruzó una gran pancarta con la leyenda "hospital de duelo".


Comentarios


«Escrache» a la casa del subsecretario Pascuarelli en Centenario