Esfuerzos por reducir olores de una avícola

La empresa Pollolín de Cipolletti terminó de colocar un nuevo condensador de vapor. Pero, de todos modos, los días de viento norte el hedor se mantiene. Habrá nuevas inspecciones.



#

Del otro lado del canal principal de riego, en el noreste de Cipolletti, Pollolín construye nuevos galpones.

Archivo

CIPOLLETTI (AC).- Las condiciones meteorológicas seguirán influyendo en la circulación de los olores a caldo de pollo que emanan desde una avícola ubicada en el noroeste de la ciudad por el proceso de cocción de plumas. La empresa colocó un nuevo condensador de vapor, pero reconoció que no se podrá eliminar el hedor en su totalidad. Los olores aparecen en la ciudad según la dirección del viento y se vienen sintiendo desde hace varios meses. La comuna instó a Pollolín a que realice las inversiones necesarias para mitigar la situación, por lo que se colocó un nuevo condensador de vapor sobre el ya existente. En principio se informó que con ese aparato se terminarían los fuertes olores. Pero ayer desde la empresa informaron que por ahora no hay solución total para el problema “Colocamos el aparato para mejorar la capacidad de condensación pero no se pueden eliminar los olores completamente. No existe máquina que lo pueda hacer. Tratamos de disminuir los niveles de olor. Se siente mucho menos que antes y si llega a la ciudad, es por factores meteorológicos como el viento o la presión baja”, informó Fabián Maionchi, directivo de Pollolín. La empresa tiene su planta de faena sobre la calle San Luis, a unos 800 metros del límite norte entre la ciudad y las chacras, donde genera empleo para cientos de personas. Está ubicada en esa zona desde 1960, cuando la ciudad no tenía ni la mitad del tamaño actual. Lo que genera semejante olor es un proceso de tratamiento o de cocción de las plumas de los pollos con vapor. Las plumas, para ser utilizadas, deben ser sometidas a un proceso que exige la autoridad de sanidad animal de nuestro país, el Senasa. Durante los últimos días, sobre todo en los que hubo fuertes ráfagas de viento, se volvió a sentir en casi toda la ciudad el mismo hedor intenso que a alguna personas afecta más especialmente que a otras. Lidia Fernández, a cargo de Medio Ambiente del municipio cipoleño, confirmó que “en las últimas semanas se sintió un fuerte olor. En las próximas horas está previsto realizar una inspección, pero en la última que hicimos, hace unas dos semanas, todos los controles dieron bien. Se hicieron los estudios ambientales y la empresa cumple con todas las normas”. Pollolín explota todo el cuerpo del pollo, no sólo lo que se consume en el mercado interno. Uno de los fuertes de la empresa es la exportación de las garras, de gran demanda en oriente. La empresa está construyendo instalaciones nuevas en el noreste de la ciudad, del otro lado del canal de riego, donde hará una planta de tratamiento de líquidos residuales.


Comentarios


Esfuerzos por reducir olores de una avícola