España sabía de llegada de los pilotos y la cocaína

Computadoras de los Juliá, sin los discos rígidos.



#

Archivo

MADRID.- El vicepresidente y ministro de Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer que la policía ya le había adelantado que se iba a producir la detención de los tres pilotos argentinos en el aeropuerto de Barcelona con 944 kilos de cocaína, lo que finalmente ocurrió el pasado 2 de enero pasado. “Conozco la operación porque evidentemente es muy importante y me informó la policía que se iba a hacer”, aseguró Rubalcaba al ser consultado sobre el caso en la habitual conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros de los viernes. Con estas declaraciones, el “número dos” del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero despejó una de las incógnitas en torno al caso, ya que admitió implícitamente que ya contaban el dato de que se iba a producir la llegada de la droga. Rubalcaba, no obstante, se excusó de dar más detalles debido a que la operación es “secreta”. El 2 de enero pasado, la Policía Civil española logró la detención de los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá y de Matías Miret, quienes tripulaban un lujoso avión Challenger 604 perteneciente a la empresa Medical Jet que había partido de Argentina y en el que se hallaron 944 kilos de cocaína. Según determinó la Justicia española, el jet había despegado del aeropuerto de Ezeiza el 1 de enero por la noche, había realizado una escala técnica en la isla de Sal, en Cabo Verde, frente a las costas de África, y había llegado al aeropuerto de El Prat, en Barcelona. Casi una semana después, los tres pilotos fueron trasladados a una cárcel común de Barcelona y permanecerán allí hasta tanto se resuelvan sus situaciones procesales. En tanto, en Argentina, la Justicia local intenta determinar si la droga salió del país o bien fue cargada en el avión en otro destino. Por ese motivo, en la jornada del miércoles agentes de Gendarmería Nacional allanaron a pedido del juez en lo penal económico 2, Alejandro Catania, los domicilios particulares y las oficinas de los pilotos detenidos en España. Las casas estaban ubicadas en la localidad de Acassuso, en San Isidro y en Victoria, de donde se llevaron computadoras y otros elementos de importancia para la causa. Pero los pesquisas se sorprendieron cuando determinaron que en los CPU secuestrados en las oficinas comerciales de Medical Jet no se hallaban los discos rígidos en los cuales se almacena la información. Hasta el momento, se trabaja para determinar los vuelos que hizo el Challenger 604 y trascendió un dato hasta el momento desconocido: el jet que permanecía en la base aérea de Morón desde noviembre llevó otros tripulantes en el corto trayecto que va desde la allí hasta Ezeiza el 29 de diciembre, según informó el diario La Nación. Los investigadores creen que existen varios niveles de coordinación en la banda encargada del tráfico de drogas. (Télam)

“La Policía me informó lo que se iba a hacer”, dijo ayer el vicepresidente español, Alfredo Rubacalba.


Comentarios


España sabía de llegada de los pilotos y la cocaína