Esperan conocer el origen de la denuncia



#

Martín Brunella(Foto: Personal de Gendarmería encabezó los operativos en las casas de los tres policías. )

SAN ANTONIO OESTE (ASA).- El comisario inspector César Potás, que está a cargo de la zona que abarca esta ciudad, Sierra Grande y Conesa, expresó ayer que tanto el comisario a cargo de la comisaría 10° Juan Carlos Espinosa como los dos policías de su unidad a los que la Gendarmería les incautó los chips de sus celulares personales “no saben a qué hecho adjudicar el objeto de la denuncia”. “Aún no están notificados para saber cuándo deben presentarse ante la Justicia federal, por ahora tienen que estar sujetos a derecho y esperar que el Juzgado Federal los llame”, agregó. Cabe recordar que tanto el comisario Espinosa como el policía Orlando Cayunan y el suboficial principal Néstor Suárez fueron objeto del operativo de gendarmería en el marco de una causa caratulada como “privación ilegítima de la libertad”, que se tramita en el Juzgado Federal de Viedma a cargo de la jueza federal Mirta Filipuzzi. La causa data de 2012, y tiene a Cayunan y Suárez como imputados. “Hay que esperar la convocatoria de la Justicia para que puedan enterarse del origen de la causa”, expresó Potás. Ellos no llevan dos días en la policía, y saben que cualquier persona en cualquier momento tiene derecho a denunciarnos. Nuestros actos deben ser públicos y estar sujetos a controles, por eso como miembros de esta fuerza no los tiene que afectar el hecho de ser investigados o denunciados. Cayunan y Suárez llevan más de 20 años en la policía, y Espinosa 28”. dijo.


Comentarios


Esperan conocer el origen de la denuncia