Este de Africa, ¿cuna de nuevos terroristas?



Actualizado a las 12:22

NAIROBI (AP)- Por lo menos tres de cuatro sospechosos de participar en los fallidos atentados del 21 de julio en el subterráneo de Londres y en un autobús nacieron en Africa oriental, donde grupos vinculados a Al-Qaeda continúan operando y podrían estar creciendo, según una nueva evaluación de expertos en antiterrorismo. Los atacantes, al menos dos de ellos ciudadanos británicos, nacieron en Somalia, Etiopía y Eritrea y no hay evidencias de que hubiesen viajado recientemente a sus países de origen.

Pero Africa oriental cuenta con varios grupos terroristas locales y ha sufrido tres ataques de Al-Qaeda desde 1998. "Existe una genuina amenaza. No hay duda alguna que las redes (terroristas) siguen vigentes y conservan la capacidad de volver a atacar'', dijo Matt Bryden, un analista del Africa oriental que trabaja para el grupo de estudios Crisis Internacional.

"Por otra parte, se conoce mucho más acerca de esos grupos, ha existido mucha mayor recolección de datos de inteligencia en los últimos años, y están sometidos a fuertes presiones''. Osama bin Laden se mudó al Africa oriental en 1991 invitado por Hassan al-Turabi, un fundamentalista islámico considerado en una época el líder espiritual, si no de facto, de Sudán. Bin Laden trajo consigo veteranos de la guerra en Afganistán, millones de dólares, y planes para establecer al-Qaida. En 1992, bin Laden envió algunos de sus lugartenientes a Somalia, donde Estados Unidos encabezaba un operativo para el mantenimiento de la paz.

Los agentes de bin Laden adiestraron a miembros de un grupo islámico somalí llamado al-Itihaad Islamia, de acuerdo a ex combatientes somalíes. Miembros de al-Itihaad asumieron parte de la responsabilidad por derribar un helicóptero estadounidense Black Hawk en 1993, en una batalla que causó la muerte de 18 soldados estadounidenses y de centenares de somalíes. Bin Laden consideró la posterior retirada de soldados norteamericanos de Somalia su primera victoria contra Estados Unidos.

Debido a presiones de Estados Unidos, el gobierno sudanés expulsó a bin Laden en 1996, obligándolo a establecerse en Afganistán. Pero al-Qaida dejó células en Africa oriental, y dos de ellas atacaron embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania en 1998, matando a 12 estadounidenses y a más de 200 africanos.

El coordinador de esos ataques de al-Qaida, Fazul Abdula Mohamed, huyó a Kenia desde Somalia tras los atentados y en el 2002 organizó un atentado contra un hotel israelí en Mombasa, luego de lo cual retornó a Somalia, declararon sospechosos de terrorismo a sus interrogadores. Aunque buena parte de al-Itihaad fue destruido o desmantelado por soldados etiopíes que ingresaron a Somalia en 1997, algunos de sus miembros se han reagrupado y han comenzado a crecer, según un informe de Crisis Internacional difundido en julio.

Notas asociadas: Declaran los sospechosos por últimos atentados

Notas asociadas: Declaran los sospechosos por últimos atentados


Comentarios


Este de Africa, ¿cuna de nuevos terroristas?