Estudiar o educar, el dilema según el filósofo Abraham

El filósofo Tomás Abraham sostiene que la escuela secundaria no logra interesar –desde hace tiempo– a sus alumnos adolescentes y se convierte en tierra de nadie. Aprender exige esfuerzo y actualización, y por eso ha quedado en el olvido”.

EDUCACIÓN

“¿Por qué no podemos fracasar nosotros ante chicos de 15 años? ¿Por qué debemos interesarlos?” se pregunta el filósofo Tomás Abraham en una nota suya publicada en Perfil bajo el título Estudiar o educar.

En un tramo de su artículo escribe:

“La adolescencia. Aquí comienza el apartado conocido con el nombre de educación. Se estima que hay alrededor de 800 mil docentes en el país. Es una fuerza gremial gigantesca. Sus reivindicaciones son las del cualquier gremio y las que ejerce todo poder de esa magnitud. Las luchas internas hegemonizan su acción. Los temas del ausentismo, la calidad laboral, los resultados, los sueldos y las condiciones de trabajo son materia de discusión diaria. Se trata de un problema político, sin duda, además de ser cuestiones históricas y tradiciones culturales. Mover un elefante con una mano no es más difícil que cambiar los engranajes y el rumbo de una burocracia de esta magnitud que como tal se reproduce a sí misma.

Se dice que en estos años se ha incluido a cientos de miles de menores de edad al aparato escolar y que poco se puede pretender en términos de calidad en un tiempo tan exiguo. Pero la tendencia no parece avalar que el tiempo juegue a favor de una mejora educativa”.

Fuente: Perfil


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora