Exponen obras de artistas residentes en Canadá 28-5-03

Anoche se inauguró la muestra de Juan Sánchez, Nora Patrich y Frank Rodick.



La exposición podrá ser visitada por el público en forma gratuita, bajo la organización de entidades de esta capital y Canadá.
NEUQUEN (AN).- Se inauguró anoche en la sala Emilio Saraco una muestra conjunta de los muralistas argentinos radicados en Canadá, Juan M. Sánchez y Nora Patrich, y el fotógrafo canadiense Frank Rodick, con su serie “Liquid City”.

La exposición que el público puede visitar en forma gratuita, es organizada por la secretaría de Cultura y Turismo de la Municipalidad de Neuquén, la Asociación Argentina de Estudios Canadienses (ASAEC), la dirección de Educación Continua y la Facultad de Turismo de la Universidad Nacional del Comahue.

En una búsqueda por los caminos transitados desde la plástica, por el artista Juan Sánchez se puede apuntar que es, además de muralista, pintor y grabador.

Nació en Buenos Aires en 1930. Estudia arte con Alfonso Lafita y Vicente Puig. Juan Manuel Sánchez expone, por primera vez, con Ricardo Carpani y Mario Mollari en 1956. En 1959, Sánchez, Carpani y Mollari fundan el Grupo Espartaco junto con Juana E. Diz, E. Bute, C. Piedras, R. Lara, P. Di Bianco, F. Venturi y C. Sessano. Juan Manuel Sánchez recibe premios y menciones a lo largo de su carrera, su trabajo se exhibe en diferentes países y su obra forma parte de la colección permanente de diferentes museos del mundo.

El artista reside actualmente en la ciudad de Vancouver, Canadá y divide su tiempo entre sus talleres en esta última y Buenos Aires.

“Basta un término para definir el arte de Juan Manuel Sánchez: síntesis”, se ha destacado en las publicaciones sobre plástica. A través de los años, Sánchez evoluciona hacia “la reducción y deconstrucción de formas ya esenciales, manteniendo siempre un vocabulario estético muy personal. Lo que vemos es lo esencial; lo que percibimos, por el contrario, es muy complejo”, se ha destacado.

Sánchez impregna la imagen más simple de conceptos ideológicos, emociones profundas e inquietante sensualidad. Así, sus trabajadores del período Espartaco reflejan sus ideas sobre la condición humana; las imágenes recientes de parejas entrelazadas y mujeres voluptuosas revelan a Sánchez, el hombre, y su amor a la vida. El todo refleja “la búsqueda de un mundo mejor”.

El talento de Nora Patrich

La vida de Nora Patrich se inicia el 3 de junio de 1952 en Florida, provincia de Buenos Aires.

Pero sus primeros pasos en el arte los comenzó como estudiante de arquitectura en la Universidad de Buenos Aires. Estudió pintura en el atelier del famoso pintor argentino Martínez Howard.

Muy joven, Nora Patrich encuentra una motivación en los principios del importante movimiento artístico argentino Espartaco.

Durante su forzado exilio de la Argentina, vivió en Israel, España, Cuba y México, donde estudió en la Escuela de Arte y Dibujo.

Patrich reside en Vancouver, Canadá desde 1982. Hoy en día, la artista divide su tiempo entre sus estudios en Vancouver y la ciudad de Buenos Aires. Actualmente, es una talentosa pintora, muralista, grabadora y escultora.

A lo largo de su carrera, “ha obtenido premios y menciones importantes”, entre ellos destacan la Distinción de la Cámara de los Comunes de Canadá (Ottawa) en 1995, el Premio del Teniente Gobernador de la Colombia Británica en 1996 y en el 2001 su nominación al premio Mujer Distinguida (YMCA de Vancouver, Canadá).

Nora Patrich entiende el rol del artista en el sentido más amplio posible.

Para ella, éste no se limita “a la creación de bellas imágenes para el placer del esteta, esa es sólo parte de la ecuación: Patrich crea belleza, registra historia y denuncia injusticia cuando es necesario”, se ha señalado.

Destacada como “feminista en esencia, la mujer es una presencia constante en el arte de Patrich”.

“Madre, amiga, hermana, trabajadora y amante: la vemos a través de sus ojos como pilar y eje de la sociedad” hacen referencia sobre esta argentina los especialistas de los principales medios canadienses.

Fotos de un canadiense en Neuquén

En la exposición de la sala Saraco también se pueden ver obras del canadiense Frank Rodick. Sobre su trayectoria, se puede señalar que surge con la modernidad de los años '90, esto es, “en un tiempo donde todo se cuestiona -incluso hasta el devenir histórico-, pareciera dar una vuelta de tuerca a la manera de ver de Robert Franck, fotógrafo que, sin dudas, ha sido el protagonista de una de las últimas y auténticas revoluciones estéticas de la fotografía” según sus críticos.

Rodick avanza un paso en esa dirección, al capturar el espacio con ángulos y movimientos que nos habla, a su manera, de la incomunicación del ahora.

Desde 1992 ha expuesto en diversas galerías de Canadá y los Estados Unidos y su obra integra la colección del Canadian Museum of Contemporary Photography, del Musée de la Photographie de Charleroi (Bélgica) y el Museet for Fotokunst (Dinamarca), además de colecciones privadas. Ha sido premiado en Ontario Arts Council; Manhattan Arts International Urban Vision; y Manhattan Arts International 8th Annual Competition (Award of Merit).


Comentarios


Exponen obras de artistas residentes en Canadá 28-5-03