Fernández Oro: conocé a los emprendedores que producen hongos gourmet y medicinales

Fusión Funga ofrece productos frescos, con intenciones de incorporar una alternativa alimentaria, nutricional y medicinal de manera agroecológica.


Por Victoria Rodríguez Rey (@victoriarodriguezrey)

Lucía está segura que no le alcanza una vida para investigar y aprender sobre el reino fungi. No identifica muy bien cómo fue que decidió iniciar este camino de producción de hongos, pero es consciente de la pasión que le despertaron estos seres vivos. Desde entonces se encuentra siempre en estado de producción, investigación, innovación en productos y comercialización de hongos gourmet y medicinales.

Fusión Funga, es el nombre del emprendimiento ubicado en la ciudad de Fernández Oro. Junto a su pareja, producen y ofrecen hongos frescos de con un ritmo regular, con intenciones de incorporar una alternativa alimentaria, nutricional y medicinal de manera agroecológica. Los más comerciales son las gírgolas y el shitake. También le dan valor agregado con snacks, crocantes de hongos, condimentos para saborizar, paté, conservas. Lucía Umile procura hacer un efecto contagio en las personas por eso ofrecen box de cultivo para que cada uno pueda aprender el proceso desde su casa. Además, se provee lombricompuesto orgánico para las plantas y mejoradores de suelo a base del residuo de la producción.

Lucía Umile quiere ampliar su espacio y diversificar más la producción en el Alto Valle.

Este emprendimiento familiar comenzó a partir del año 2019 con la intensión de poder obtener un alimento fresco y de gran calidad nutraceútica durante todo el año. “La funga es resistencia, permanencia y mucho amor. Estamos plenamente comprometidos en fomentar una soberanía alimentaria, hábitos y tendencias de consumo naturales», comparte Lucía.

En primeras instancias comenzaron produciendo “pleurotus ostrestus”, comúnmente denominada gírgola. De capacitaciones e investigaciones incesantes se acercan a otros hongos comestibles y medicinales e incorporan nuevas cepas, como “lentinula edoles” (shitake), “calocybe indica”, “hericium erinaceus” (melena de león), “ganoderma lucidium” (reishi), siendo estos los últimos dos cultivados para realizar extractos medicinales, o suplementos dietarios.

Lucía Umile tiene objetivos bien definidos a corto y mediano plazo. Convencida de los beneficios a la salud y al ecosistema que esta producción de hongos tiene, quiere ampliar el espacio productivo, diversificar la producción en la región del Alto Valle, generar alianzas con productores y cooperativas, habilitar la línea innovadora de subproductos como conservas, snacks crocantes y galletas de hongos y más. Lucía imagina distribuir hebras de hongos medicinales previamente deshidratados para incluir como suplementos dietarios, obtener destilados y tinturas madre, elaborar galletas crujientes de gírgolas, también snacks de hongos o papas fritas de hongos, hongos en escabeche con vegetales, hongos a la provenzal, gírgolas en almíbar y hongos deshidratados. La creatividad de Lucía no tiene límites.

Fusión Funga este año ganó el Primer Premio Joven Emprender, entre 250 proyectos aspirantes. Los criterios de selección de los emprendimientos ganadores, hizo hincapié en aquellas propuestas sustentables y en las formas productivas en convivencia amigables con el medio ambiente.

Los hongos estuvieron presentes en la alimentación de diferentes poblaciones de todo el globo. Hoy Lucía en un monitoreo constante de temperatura, humedad y ventilación, va promocionando este reino tan necesario para el equilibrio natural de la vida.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios