Fiat aclaró sobre el cuidado de la Toro

El uso incorrecto de la tecnología denominada DPF montada en el escape del motor del vehículo generó el reclamo de algunos usuarios por inconvenientes en el motor. La automotriz explicó qué se debe hacer frente a las señales de alerta en el tablero.

Recomendaciones de utilización
Para que el sistema DPF no vea afectada su vida útil se debe tener en cuenta:
Utilizar únicamente gasoil Grado 3 Premium (S10). La utilización de combustible de bajo contenido de azufre reduce notablemente las emisiones de material particulado (hollín). Nunca utilizar gasoil Grado 2 (S500), el mismo puede dañar seriamente el motor.
Nunca utilizar Biodiesel / fuel oil.
No deje nunca vaciar completamente el tanque de combustible.
Utilizar únicamente lubricante especificado para vehículos con Filtro de Partículas Diesel, tal como sugiere el Manual del Usuario.
Nunca agregar aceite en exceso en el motor.

A partir de las consultas que surgieron de los usuarios de Fiat Toro por algunos inconvenientes que se presentaron en algunas unidades con caja manual, la marca salió a aclarar en forma oficial cuáles son los cuidados que se deben dispensar al vehículo para evitar cualquier tipo de problemas en la motorización.

“Río Negro Clasificados” transcribe una parte de la comunicación oficial que se puede leer en el sitio online de la empresa automotriz, y que apunta a una serie de cuestiones básicas que ya estaban especificadas en el manual de mantenimiento que acompaña la unidad, al que por lo general el comprador del vehículo no le dispensa el tiempo de lectura necesario.

Más información: El FIAT Argo tuvo su presentación oficial en la región

A continuación, parte del comunicado oficial de la empresa:

“Para responder a las más estrictas exigencias regulatorias de cuidado del medio ambiente y para reducir las emisiones de su motor diésel, Fiat ha implementado un sistema llamado comúnmente Filtro de Partículas o DPF, que atrapa y luego elimina las mismas.Ese proceso se encuentra explicado en el Manual del Usuario, capítulo A (tema DPF) y capítulo B (tema limpieza DPF), entregado por el Concesionario al momento de la compra del vehículo, y que también está disponible en el sitio de Mopar (http://www.fiatmopar.com.ar/Manuales/pdf/60355967-Toro-ESP-al-31-08.pdf).

El DPF se monta en el escape del motor y atrapa todas las partículas contaminantes que éste genera. Cuando la cantidad de partículas alcanza un umbral determinado, el filtro se regenera automáticamente, destruyendo las partículas mediante un proceso químico a elevada temperatura. El resultado es una mejor calidad del aire y un medio ambiente más limpio.

Más información: Aseguradoras premiarán al buen conductor

El filtro de partículas ha introducido una importante modificación en la gestión del cambio del aceite respecto de los vehículos que no cuentan con el DPF.

En los vehículos con DPF el cambio del aceite ya no depende sólo de la cantidad de kilómetros recorridos, sino también de la indicación que emite el sistema cuando enciende la luz testigo del aceite.

Con la implementación del DPF es importante tomar algunas simples medidas para evitar el deterioro precoz de la vida del aceite del motor, tal como se explica en el Manual del Usuario, capítulo B (temas aceite degradado y filtro DPF).

En los automóviles con motores Diésel, que tienen instalado el sistema DPF (Filtro de partículas), las condiciones de funcionamiento merecen las siguientes advertencias:

Aceite de motor degradado

Esto ocurre si se enciende el testigo indicado en la fig. A en modo parpadeante en la pantalla, en algunas versiones junto con un mensaje específico. El encendido de este testigo en modo parpadeante debe ser considerado como una advertencia de que es necesario cambiar el aceite.

Durante estos procesos el nivel de aceite en la varilla de medición puede ocasionalmente exceder el nivel máximo, esto no representa un problema.

Si se enciende el testigo, significa que, se debe cambiar el aceite del motor. Nunca se debe agregar más aceite al motor, de ser necesario debe dirigirse a la red para su sustitución o verificación si es necesario completarlo.

Se recuerda que la degradación del aceite se acentúa cuando se usa el vehículo en recorridos cortos, que impiden que el motor alcance la temperatura de funcionamiento y cuando se interrumpe repetidamente el proceso de regeneración indicado mediante el encendido del testigo DPF.

Testigo ámbar

Si se enciende el testigo de color ámbar (figura B) y (si está disponible) se muestra un mensaje específico en la pantalla, esta situación indica al cliente que el sistema requiere regenerar el DPF. Entonces se debe mantener en marcha el vehículo a un régimen de 2.000 rpm o 60 km/h, hasta que el mismo se apague permitiendo que complete el procedimiento.

Ignorar el encendido del testigo implica un alto riesgo de atascamiento del DPF y por consiguiente la degradación precoz del aceite o el daño prematuro del motor y sus sistemas.

Testigo MIL

Si se enciende el testigo MIL (lámpara indicadora de manutención) de color ámbar y en conjunto en ocasiones también se enciende el testigo DPF (figura anterior) significa que el DPF no logró eliminar las partículas acumuladas, por lo tanto será necesario llevar el vehículo al taller.

agencias

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.