Froome le asestó otro duro golpe a sus rivales

Ciclismo

AP

El británico Christopher Froome dio ayer un paso más hacia el triunfo final en el Tour de Francia al ganar la segunda contrarreloj individual de la prueba y lograr su tercera victoria de etapa. El líder completó los 32 kilómetros entre Chorges y Embrun nueve segundos más rápido que su escolta, el español Alberto Contador, quien superó al holandés Bauke Mollema en la general y ya está segundo. El español Joaquim Rodríguez fue tercero de la etapa a 77/100 de Contador. Froome, jefe de filas del equipo Sky, afrontará desde hoy las tres etapas decisivas de alta montaña en los Alpes con 4m 34s de ventaja sobre Contador y 4m 51s sobre el checo Roman Kre-uziger, escudero del español en el Saxo Tinkoff. Al británico sólo le separan unas pocas etapas de su primer triunfo en el Tour de France, la ronda ciclista más prestigiosa del mundo y que este año celebra su edición número 100. Contador llegó unos minutos antes que Froome con el mejor tiempo. El español era consciente de que Mollema no iba a mejorar su crono. Pero detrás venía Froome. Contador, doble campeón del Tour, tiene aún tres oportunidades para atacar a Froome. Hoy se disputará la etapa reina, 172,5 kilómetros con dos subidas al mítico L’Alpe d’Huez; mañana dos puertos de categoría especial y dos de primera; y el sábado otra llegadas en alto con otras dos subidas de máxima exigencia. Hoy será un gran test para las piernas de Froome, por ahora infatigables. Por primera vez en la historia del Tour se escalará dos veces L’Alpe d’Huez en una misma etapa: es la jornada más esperada por los espectadores y la organización calcula que habrá 1,5 millones de aficionados distribuidos por los 13,8 kilómetros de subida al gigante alpino de 1.850 metros. Para que sea posible una doble subida al mítico puerto, los ciclistas deberán enfrentarse al peligroso descenso del Col de Sarenne, una ruta sin barreras protectores a los lados.


Comentarios


Froome le asestó otro duro golpe a sus rivales